26 de Oct de 2021

Cultura

Sueño hacia la muerte

El silencio y el frío de la muerte saturan el ambiente. Una suave brisa se levanta como una débil protesta de las almas ante la presenci...

El silencio y el frío de la muerte saturan el ambiente. Una suave brisa se levanta como una débil protesta de las almas ante la presencia de dos extraños en su lugar de descanso. Un escalofrío me recorre el cuerpo cuando una lápida de granito, adornada con rosas artificiales, rojas y blancas, atrapa mi mirada. ‘Jehová es mi pastor, nada me faltará, en lugares de delicados pastos me hará descansar’, dice la página de piedra. Es la tumba D63F del cementerio Colinas de La Paz, en Arraiján. Ahí reposan los restos de Rosa Jackeline Camaño Esturaín, la panameña que nació el 23 de mayo de 1967, murió el 7 de febrero de 2005 y creció en el barrio Vega de La Chorrera, con el deseo profundo de convertirse en médico. Fue dueña de una intensa voluntad que la llevó a alcanzar su sueño y a la vez hasta las fauces de la muerte.