24 de Feb de 2020

Cultura

El mejor aliado para el amor y romance

Está dentro de la lista de los afrodisiacos, aunque ya se sabe que estos alimentos no actúan de manera instantánea sobre la libido del s...

Está dentro de la lista de los afrodisiacos, aunque ya se sabe que estos alimentos no actúan de manera instantánea sobre la libido del ser humano, hay estudios que han demostrado que sí tiene un papel importante para ayudar a producir buen humor, que ayuda en mucho a generar sentimientos afectivos y reducir las emociones depresivas. Investigadores de muchas partes del mundo, han estudiado las bondades de este alimento que ya en la época de la conquista era súper popular, el mismo Moctezuma le confería poder de dar mejores relaciones sexuales, cosa que tiene su verdad y su razón.

El poder del chocolate

Aunque para algunos es prohibido, para otros el chocolate es sinónimo de placer. Y es que comer un trocito de chocolate ayuda a liberar endorfinas de la misma manera que se liberan durante la relación sexual. Este delicioso manjar tiene la peculiaridad de cautivar los sentidos por su olor, su textura y, mejor aún, su sabor, es decir; trabaja en las más altas zonas del placer que son el gusto y el olfato predisponiendo a la personas a experimentar lo placentero, generando en el cuerpo la adquisición de serotonina, neurotransmisor asociado a la emoción y al estado de ánimo.

El chocolate ha demostrado generar una sensación de bienestar, produce placer, por ello cuando una pareja enamorada lo consume se junta esa sensación y se asimila como parte del agrado que da estar con la persona amada; y como además da un aporte energético por las calorías que contiene, hace que ese placer se extienda más allá, propiciando una relación sexual más agradable. Sin embargo, no se trata de cualquier chocolate, el que mejor contribuye para esto es el chocolate negro que tiene más contenido de cacao y canela. Mientras más claro es, contiene más azúcar, pero menos cacao y su efecto es menor. Regalar chocolates era parte de los detalles de conquista que resultaban muy eficaces, ya que la persona al consumirlos asociaba el placer del sabor con la persona que le había dado el regalo. Ciertamente, la cantidad y variedad de chocolates que existen ha disminuido este efecto, ya que no todos tienen ese mismo aporte de serotonina, además de que los métodos de conquista se han ido modificando con las nuevas generaciones y algunas prácticas caen en desuso.