Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Cultura

Unidos ante la adversidad

PANAMÁ. En el momento en que una persona se entera de un diagnóstico positivo de cáncer, recibe un golpe emocional muy fuerte. Sobre tod...

PANAMÁ. En el momento en que una persona se entera de un diagnóstico positivo de cáncer, recibe un golpe emocional muy fuerte. Sobre todo porque, a pesar de la existencia de tratamientos, lo primero que pasa por la mente del paciente es el sinónimos de muerte.

De acuerdo con la psicóloga, Geraldine Emiliani, la familia juega un pepel muy importante tanto al momento de asimilar la noticia como a lo largo de su tratamiento y su recuperación.

‘Recibir ayuda incondicional, el apoyo moral y el cariño de los seres queridos ayudarán a la persona a sobrellevar de una manera más calmada la situación’, dio Emiliani.

LA FAMILIA

Por tratarse de una enfermedad que avanza rápidamente y que en ocaciones no presenta síntomas hasta cuando ya esté en estado avanzado, también afecta a los miembros de la familia. Los toma por sorpresa y siembra la incertidumbre de lo que pueda pasar o no con su familiar.

Al respecto, la enfermera Aura Jaén resalto la importancia de que los parientes sean quienes se armen de valor y se conviertan en el pilar de apoyo para el paciente y de esa manera logre sentirse motivado a seguir adelante.

TRATAMIENTO

Luego se haber asimilado la noticia otros procesos difíciles se avecinan. Constantes visitas al médico y dolorosos tratamientos como lo son la quimioterápias, se convierten el diario vivir de quien padece la enfermedad es entonces cuando la persona se vuelve débil y vulnerable emocionalmente. ‘Por ésta razón, los médicos del Hospital Oncológico Nacional, exigen a sus pacientes acudir a sus citas y a todos los procesos que conlleve el tratamiento, acompañado de un pariente’. dijo Jaén.

SIN FAMILIA

Lamentablemente no todas las personas cuentan con el apoyo de la familia y al no tener en quien refugiarse pueden sumergisrse en una tristeza permanente y terminar en una depresión reactiva. ‘Si la persona no tiene quien le acompañe, debería buscarla y sobre todo en el área espiritual, debe aferrarse a Dios’, dijo Emiliani.

En lo que al trabajo de los médicos se refiere, el tratamiento psicológico que se le realiza al paciente de cáncer y a su familia tiene como objetivo mejorar la calidad de vida y la adaptación, tanto del paciente como de los miembros de su entorno familiar.