Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Cultura

Más allá del rosado y celeste

PANAMÁ. La llegada de la cigüeña resulta una experiencia única. No importa cuantas veces te conviertas en padre, siempre la emoción por ...

PANAMÁ. La llegada de la cigüeña resulta una experiencia única. No importa cuantas veces te conviertas en padre, siempre la emoción por el llanto de un bebé, nos hace querer cambiar todo o adecuarle de manera apropiada su habitación.

Pero para hacerlo de manera apropiada es necesario seguir algunas recomendaciones de los expertos, hablamos de los decoradores de interiores.

Para Nixa Carolina Julio, diseñadora de interiores, es fundamental empezar la decoración de la recámara del bebé escogiendo una pintura para interiores sin olor y que no sea tóxica.

‘Antes de empezar a comprar muebles, accesorios y demás artículos que son básicos en la habitación, es importante pintar, para después no estar moviendo o manchando los muebles’.

Además es el momento ideal para crear un tema en la recámara, eso sí, es importante saber el sexo del bebé.

‘Mi recomendación es pintar el cuarto de un color neutral, que no esté amarrado al tema del cuarto, que a la hora de cambiarlo cuando el niño o niña vaya creciendo no haya que hacer un extreme make over’.

Para los niños están los colores celestes, beige, gris claros, verdes suaves y para las niñas, el rosado, los grises, lilas, amarillos naranjas, todos muy suaves.

Si no se quiere pintar, está la opción del papel tapiz. Una alternativa muy buena, ya que ahora vienen con más sustancias sintéticas y con una capa que no permite que se le pegue el polvo, haciéndolo de fácil limpieza.

BÁSICOS

Una vez la pintura esté seca y el olor se disipe o el papel tapiz esté listo, es el momento de escoger las cortinas. Estas controlarán la entrada de luz natural durante el sueño diurno del bebé.

‘Son preferibles las que están hechas de materiales que no atrapen mucho polvo. Además se pueden comprar con temas variados para niños y niñas. En el mercado hay bastantes’.

Y como las cortinas son para controlar la luz diurna, es momento de seleccionar la luz adecuada para la recámara.

La luz blanca es ideal. ‘Se debe utilizar una en el centro del cuarto, que no sea una luz directa, y otra en la pared iluminando hacia el techo o podría ser una lamparita en una mesita’.

Ésta luz será para observar, durante la noche, al bebé sin tener que encender la luz fuerte del centro.

FUNDAMENTALES

Listos estos detalles, es momento de los muebles como un ropero, cambiador y una silla mecedora.

La cuna es el mueble más importante, pero las madres suelen poner muchas colchas, almohada y protectores de cuna que recogen en exceso polvo.

La recomendación de la experta, es ‘que sean de un tejido que no absorba tierra y ningún tipo de polvo’.

Y por último, pero no menos importante, es la opción de los juguetes dentro de la recámara. La mejor alternativa es tener un baúl donde se puedan meter y sacar los juguetes cada vez que los utilizan.