Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Cultura

Una cuota de responsabilidad

La práctica de sexo sin protección y el consumo frecuente de drogas, que pueden incrementar las posibilidades de contraer VIH/sida, dism...

La práctica de sexo sin protección y el consumo frecuente de drogas, que pueden incrementar las posibilidades de contraer VIH/sida, disminuyeron levemente en EEUU, según un estudio gubernamental. En 2006-2010 disminuyó levemente el número de estadounidenses que dijeron no haber usado preservativo, haber tenido más de cinco parejas sexuales, practicado sexo a cambio de drogas o dinero, consumido drogas ilícitas, practicado sexo de hombre a hombre o tenido una pareja portadora del VIH durante el último año, en comparación con las cifras de 2002.

Las cifras

De los encuestados en el último estudio, cerca del 10% de los hombres y 8% de las mujeres dijeron haber practicado al menos una de esas conductas de riesgo de contracción de VIH/sida, contra 13% de los hombres y 11% de mujeres en el estudio anterior. El estudio lo realizó el Centro Nacional de Estadísticas de Salud (National Center for Health Statistics) y tomó en cuenta a 22,682 personas de entre 15 y 44 años, que respondieron un cuestionario en una computadora. ‘Este método rindió un reporte más completo sobre las conductas de riesgo’, dice el estudio. En todo EEUU, el número de nuevos casos de VIH se estabilizó en cerca de 50,000 anuales, con unas 16,000 muertes por esta enfermedad cada año, según los Centros de Control de Enfermedades. Cerca de 1,2 millones de personas en EEUU viven con VIH y 20% de ellos no saben que son portadores del virus.

Los más propensos

El reporte dice que 61% de los nuevos contagios de sida en 2009 se produjeron en hombres que practican sexo con hombres, 27% en parejas heterosexuales y 9% entre personas que consumen drogas intravenosas ilícitas. Los hombres que estuvieron en la cárcel en el año previo al estudio fueron más propensos a reportar al menos una conducta de riesgo (27%), en comparación con los que no estuvieron presos (7%). Asimismo, aquellos que tuvieron experiencias en el ejército fueron menos propensos a practicar conductas de riesgo (6,8%) que los que no las tuvieron (10%).