Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Cultura

¿Porqué se apaga el deseo sexual?

La ausencia del deseo es la disfunción sexual más frecuente, tanto en hombres como en mujeres, según señalan los especialistas. Mejorar ...

La ausencia del deseo es la disfunción sexual más frecuente, tanto en hombres como en mujeres, según señalan los especialistas. Mejorar la comunicación con la pareja y romper la monotonía son sólo algunos de los consejos que ofrecen los expertos para enriquecer nuestra vida sexual.

‘El amor, el afecto y la intimidad sexual representan un papel importante en las relaciones saludables’, destacan los expertos del sitio web ‘medlineplus’, un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

La valoración que hacen las parejas de la sexualidad depende de su grado de satisfacción. Así, cuando esta funciona bien la importancia que le conceden oscila entre el 25 y el 30 por ciento. Pero cuando va mal su trascendencia alcanza el 75, e incluso el 80 por ciento, comenta José Díaz Morfa, presidente de la Asociación Española de Sexología Clínica y asesor de la Asociación Mundial de Psiquiatría. ‘Lo mismo ocurre con el resto de nuestro organismo. Normalmente, cuando vemos bien no le damos mucha importancia a esa cuestión, que se convierte en fundamental si de repente nos surge un problema en el ojo’, añade el facultativo.

El trastorno del deseo

Según explica el psiquiatra, ‘la disfunción sexual más frecuente, tanto en hombres como en mujeres, es el trastorno del deseo. Sus causas pueden ser físicas o psicológicas’. Díaz señala que hay quienes tienen problemas para desear a la persona que aman. De hecho, la ‘dificultad para integrar la afectividad con la genitalidad es una causa frecuente de la falta de deseo sexual’, indica.

El especialista matiza que, aunque generalmente tenemos asociado el deseo al chispazo inicial y a la pasión, esta fase no dura más de dos años. ‘La realidad es que el deseo sexual que se despierta como pasión es solamente una de las formas en las que el ser humano reconoce su deseo, pero hay otras muchas’, asegura.

Algunas parejas piensan que como han perdido esa pasión inicial, tienen un trastorno del deseo. Pero ‘lo que ocurre es que no han aprendido a reconocer otras vías para despertarlo’, afirma.