Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Cultura

Las satisfacciones encontradas

Algunas mujeres dicen que sienten un tipo distinto de orgasmo durante la estimulación del clítoris o la masturbación que durante el coit...

Algunas mujeres dicen que sienten un tipo distinto de orgasmo durante la estimulación del clítoris o la masturbación que durante el coito, es decir, que,en el primer caso, tienen un ‘verdadero’ orgasmo y, en el coito, otra cosa distinta, lo que antes se llamaba ‘orgasmo vaginal’, pero que yo propongo denominar ‘orgasmo emocional’. (Por supuesto, eso no quiere decir que uno no pueda sentir emociones durante el orgasmo ‘clitoridiano’). Lo que parecen querer decir estas mujeres es que sienten un intenso clímax emocional, acompañado de fuertes sentimientos de deseo, intimidad, anhelo hasta exaltación. Es una sensación muy real, que podemos llamar ‘orgasmo emocional’, señaló el sexólogo Shere Hite.

Investigaciones

He aquí como describen sus sentimientos las mujeres mismas (en mis investigaciones): ‘El orgasmo clitoridiano me proporciona un clímax completo, pero, durante el coito, aunque no tengo ninguna de esas sensaciones repentinas, sí experimento un tremendo sentimiento amoroso que me da ganas de gritar, como si tuviera un orgasmo emocional, en vez de físico’, dijo.

‘Con un hombre al que quiero, la penetración me produce un clímax emocional que incluye aspectos físicos, pero no un orgasmo. Tiemblo, a veces de forma visible y, a veces, psicológicamente. Hay una sensación de ‘comunicación directa’, sin defensas, expresada con las caricias y las vibraciones de nuestro contacto mientras nos unimos’.

‘La penetración produce una sensación amplia y profunda. Es difícil de describir: tengo todo el cuerpo electrizado y deseo la unión física y espiritual con el otro. A veces le rezo a Dios, me siento unida a Él, y experimento el éxtasis. A veces me dan ganas de cantar, como si la sensación se transmitiera a mis cuerdas vocales y las hiciera vibrar en una clave nueva y desconocida’.

Estos son sentimientos importantes que no se deben minimizar y requieren un nombre tal y como lo he sugerido, por ejemplo, ‘orgasmo emocional’. Tampoco deben utilizarse estas sensaciones para desconcertarse por la ausencia de un ‘orgasmo real’ por parte de la mujer. Este tipo de manifestaciones físicas de goce y placer deberían ser una elección de la mujer durante el acto sexual, sin convertirse en una forma de ocultar la ausencia de un ‘orgasmo real’, detallo Hite.