24 de Sep de 2022

Cultura

El espacio del ‘skater’

PANAMÁ. Era agosto 30 de 2010, entre la comunidad de skaters (patinadores de tablas) se celebraba una buena noticia, un acontecimiento i...

PANAMÁ. Era agosto 30 de 2010, entre la comunidad de skaters (patinadores de tablas) se celebraba una buena noticia, un acontecimiento insólito para ellos. Se inauguraba el primer Skatepark para este deporte que no gozaba ni goza de mucho respaldo por las autoridades deportivas, según cuentan los patinadores panameños.

Una pista de patinaje con barandas, ubicada en la Avenida Miguel Brostella, Boulevard El Dorado, calle 23 B Norte, le dio por primera vez un espacio fijo a los skaters, quienes se quejaban de que la policía siempre los amonestaba, aduciendo que se tomaban los espacios públicos y deterioraban la propiedad privada.

La pista que tanto los motivó desde junio pasado no está en ese lugar, desapareció. La comunidad de skaters se preguntó a dónde la trasladarían. Estuvieron preocupados y molestos.

El Skatepark, dotado de dos pistas hechas con un material de plástico y acero inoxidable, fue un proyecto ejecutado por la pasada administración gubernamental y que tuvo un costo de 200 mil dólares. Y, aunque la pista no llenó las expectativas de los skaters por lo pequeña versus el costo de la misma, abarrotaban el lugar.

¿DEPORTE INCOMPRENDIDO?

El pasado 11 de junio se le comunicó a un grupo de patinadores que el Skatepark lo iban a cerrar.

Los vecinos del lugar -según los patinadores- convencieron a la Junta Comunal para que la pista se removiera del Boulevard El Dorado, recogieron firmas y explicaron que estos patinadores vandalizaban la zona. "Desde un principio a los residentes no les gustó la idea de instalar la pista porque decían que nosotros hacíamos mucho escándalo y no habría tranquilidad en la urbanización", dijo Bryan Batista, un skater de 19 años, quien frecuentó el desaparecido Skatepark.

Según explica Batista, el representante Iván Picota se comprometió entonces a trasladar las pistas al gimnasio Yuyín Luzcando de Betania. La noticia tranquilizó a los patinadores, no sin dejarles un sabor amargo. "El skater es un deporte incomprendido", incluso por las autoridades deportivas, reza uno y otro y otro patinador.

Según Picota, la pista es inaugurada hoy en los terrenos del Yuyín Luzcando. El representante considera que ese es un lugar adecuado, porque formará parte del complejo deportivo del área.

El representante explicó que había que buscar una solución para instalar la pista porque reconocen que el skateboarding es un deporte que tiene poco apoyo del gobierno y de las personas.

PATINADORES SOBRE RUEDAS

Con este tipo de acciones, lo que se evidencia es ‘un retroceso’, dijo Luis Milord, un impulsor de esta disciplina urbana. Milord fue patinador y ha visto pasar generaciones de jóvenes skater. Siente gran pasión por este deporte extremo, por eso cuando se enteró de la noticia sintió pena. ‘No fue justo que por presión de unos cuantos vecinos se tuviera que eliminar un parque exclusivo para los patinadores de tablas’, afirmó

El reconocido skater panameño Harold Tomlinson, campeón de competencias internacionales, comparte opinión con Milord. ‘Los jóvenes skater son en la mayoría de estratos humildes, vienen del área oeste y este del país. Por eso, tener un lugar fijo en el centro de la ciudad es una forma de conectarnos’, piensa Tomlinson.

Este veterano skater cuenta que la mayoría de los jóvenes son de La Chorrera, Arraiján, Veracruz, Don Bosco y San Miguelito. ‘En esas zonas no hay infraestructura para patinar, por eso tenemos que buscar lugares abiertos como la Cinta Costera, Vía Argentina, los laterales del Centro de Convenciones Atlapa e incluso hay quienes frecuentan el Parque Recreativo Omar, pero no es lo mismo’, asegura.

Luis Ríos, skater amateur, dijo que ahora irá a patinar al Yuyín Luzcando, puesto que tener un lugar exclusivo para ellos lo hace estar más seguro de aprender nuevos trucos y así perfeccionar más sus saltos.

Aunque Ríos prefiere un lugar exclusivo para patinar, reconoce que un skater se hace en la calle, pero que para elevar el deporte a otra categoría, las autoridades deportivas deben contribuir y crear espacios para el skateboarding.

El joven recomienda a sus compañeros de tablas que deben organizarse en una asociación para que las personas y las autoridades tomen en serio su deporte.

Datos de Pandeportes dan cuenta que al menos unos seis mil jóvenes en el istmo practican este deporte extremo como aficionados.

De esa cantidad, la mayoría se concentra en la provincia de Panamá opinan los patinadores entrevistados.