01 de Oct de 2022

Cultura

Cuba declara Patrimonio Cultural lecturas de tabaquería

Las lecturas de tabaquería fueron declaradas hoy Patrimonio Cultural de la Nación Cubana durante una ceremonia celebrada en la sede del...

Las lecturas de tabaquería fueron declaradas hoy Patrimonio Cultural de la Nación Cubana durante una ceremonia celebrada en la sede del Sindicato Nacional de Trabajadores Tabacaleros de Cuba.

El presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y de la Fundación Fernando Ortiz, Miguel Barnet, dijo durante este acto que la pasión de las grandes novelas de la historia está impresa en el sabor inconfundible del tabaco cubano.

Por su parte, la presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, Gladis Collazo, explicó que se le confiere tal distinción a las tradicionales lecturas de los tabaqueros por ser una muestra del diálogo cultural permanente entre obreros de la industria tabacalera y la sociedad.

En la ceremonia, que contó con la presencia de dirigentes sindicales e invitados de Venezuela, Nicaragua, México y Colombia, fueron condecorados con la Distinción Carlos Baliño 30 trabajadores del sector tabacalero, quienes cumplieron 20 años de labor en el sector.

La tradición de las lecturas de tabaquería comenzó en 1865 en la fábrica El Fígaro, por iniciativa de Saturnino Martínez, afamado torcedor de tabaco que llegó procedente de España a la isla. Desde ese entonces se han leído novelas clásicas de la literatura universal.

Una persona se encarga de leer mientras los tabacaleros escuchan y enriquecen su cultura al confeccionr los afamados puros.

Marcas reconocidas de tabacos cubanos como Romeo y Julieta y Montecristo, deben su nombre a obras literarias de William Shakespeare y Alejandro Dumas, respectivamente.

Esta cita celebró también el aniversario 51 del Sindicato Nacional de Trabajadores Tabacaleros de Cuba.