Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Cultura

Innovación que no termina de llegar

Tengo un amigo que se llama Pepe y durante muchos años se ha dedicado a vivir del mundo de la tecnología en Panamá. El es mi termómetro ...

Tengo un amigo que se llama Pepe y durante muchos años se ha dedicado a vivir del mundo de la tecnología en Panamá. El es mi termómetro de todo lo que pasa en el país en este rubro.

Me comenta una tarde lo difícil que se le hace como consultor independiente, lograr que sus clientes quieran innovar. Las empresas -sean grandes o pequeñas- se muestran temerosas a la hora de buscar soluciones a sus problemas.

Esto me aclara un poco la falta de innovación en el ecosistema local, son los problemas y sus soluciones quienes usualmente jalonan este proceso, si las empresas no quieren correr el pequeño riesgo de aprender algo nuevo, es muy improbable que quienes desarrollan soluciones locales encuentren mercado.

Otro problema local es la falta de conciencia del valor de conocimiento, normalmente los aparatos no sirven de nada si no sabe para qué y cómo se deben implementar. Eso es como creer que porque uno compramos unas medicinas y un estetoscopio, ya no necesitamos un médico.

Otro punto que me comenta Pepe, tiene que ver con las reglas iguales para todos. Me dice que no siempre es justa la forma como se escogen las soluciones, sea en el mundo privado como en el público. Sin transparencia es muy difícil que compañías pequeñas con buenas ideas logren contratos interesantes, proceso que se configura en la base del éxito de Silicon Valley, donde unos jóvenes con ideas innovadoras, lograr venderlas a mercados mundiales.

Cerrando el tema Pepe me comenta el problema del sistema educativo local, me dice que forma empleados y no emprendedores o empresarios, que enseña a conformarse y a seguir instrucciones y no a crear e innovar soluciones nuevas.

Una cosa buena me dice, tiene que ver los programas de apoyo al emprendimiento de algunas instituciones del estado, aunque es pronto para saber su impacto real en la economía, son una buena ayuda para aquel que desea sacar un proyecto adelante.

Es curioso que en momentos donde la tecnología está imbuida en casi todo lo que hacemos, las personas que viven de orientarnos en este mundo, se quejan de falta de oportunidades... Veremos que me cuenta Pepe la próxima vez que le encuentre.