11 de Ago de 2022

Cultura

Música para desarmar

Poesía combinatoria, canciones que crecen como ecuaciones, que con el desplazamiento temporal y geográfico se van tornando más complejas...

Poesía combinatoria, canciones que crecen como ecuaciones, que con el desplazamiento temporal y geográfico se van tornando más complejas, más ricas. Con el título de N, el último trabajo de Jorge Drexler representa la más perfecta síntesis entre tecnología, música y matemática, al ofrecer a quien escucha una vía para la interacción: la posibilidad de modificar el contenido, incorporando otras voces, instrumentos adicionales o modificando la letra.

Para lograr esto el músico uruguayo ha desechado los formatos tradicionales en favor de las ‘apps’ o aplicaciones que se utilizan en los celulares inteligentes. Las posibilidades de cada tema se amplían infinitamente, gracias al uso de esta tecnología portátil e interactiva.

Es una premisa que Drexler también pone en práctica durante sus conciertos, como el que ofreció recientemente en el Ateneo de la Ciudad del Saber. En esa oportunidad algunos de sus fanáticos fueron invitados al escenario durante la interpretación del tema Habitación 316, para recambiar los versos de esta canción a través de unas tablets. El compositor fue testigo de cómo su creación era modificada, cantando las nuevas estrofas que surgían en una pantalla gigante.

Página 8-9D