Temas Especiales

12 de Apr de 2021

Cultura

Un istmo bajo la mirada global

PANAMÁ. Es tiempo de ir más allá de las fronteras lingüísticas de las literaturas nacionales. Es tiempo que comencemos a pensar y a escr...

PANAMÁ. Es tiempo de ir más allá de las fronteras lingüísticas de las literaturas nacionales. Es tiempo que comencemos a pensar y a escribir sin las taras de fundamentación cultural, racial o nacional. Hubo un tiempo en que fue necesario escribir pensando en identidades. Pero el mundo, hoy día, no necesita identidades, pero sí relaciones, conexiones, miradas globales en movimiento. En este sentido, ‘Rapsodia Antillana’ es un gran paso en esta búsqueda de reconciliar el país con su múltiple historia cultural, social y lingüística. Si ha habido un país que ha estado en el ojo de la tormenta de los cruces culturales, es, precisamente, este país, por el ‘des-cubrimiento’ del Mar del Sur en 1513, el ferrocarril en el siglo XIX, y el Canal en el siglo XX.

Si hay un país que se explica por la globalización, es, justamente, Panamá, espacio múltiple y abierto donde se articula ‘Rapsodia Antillana’, antología que reúne cuarenta autores en lengua española o inglesa. No importa cuál fue el criterio de selección, en este caso, el hecho de ser afroantillano, lo importante es que esta antología lanza por primera vez al país más allá de las fronteras lingüísticas y culturales de lo estrechamente nacional, porque, además, reúne a quienes viven en el país o fuera de él, y, según está lógica, está dividido en dos grandes capítulos, a saber: ‘la poesía de los bardos afroantillanos de Panamá y la poesía de la diáspora afropanameña’.

Le acompaña, además, un prólogo de Wong Vega, donde se afirma, lo siguiente: ‘la poética es versolibrista en su gran mayoría, aunque existen algunos que emplean la rima, asonante o consonante. De los cuarenta poetas seleccionados, veinticuatro presentan su obra en idioma inglés, seis bilingües y diez en castellano’. Y no se puede dejar de mencionar la pintura al óleo de Annick Hasaerts, cuyo título nos lleva al Caribe más profundo: ‘Haití Chérie’.

Quedará para los estudiosos y críticos de lo poético juzgar qué es poesía o no en esta antología, pero, sin duda alguna, tendrá que ser un juicio remozado en lo moderno para aceptar, por ejemplo, que es también un poeta el cantante de reggetón Kafú Banton.

También tendrán que saber inglés para apreciar muchos de los textos aquí incluidos. Es de aquí que esta antología, cuyo principal inspirador y promotor es el poeta colonense, Luis Wong Vega (en co-autoría con Winston Churchill James y Raúl Houlstan), es uno de los textos más interesantes y osados que haya producido la literatura panameña, desde que Joaquín Beleño escribiera su gran clásico Gamboa Road Gang (1960), donde pinta a su héroe, Atá, quien sufriera el racismo y la mutilación propia en el Istmo debido a su ‘raza’, porque muestra en toda su variedad la presencia antillana, panameña, en este país cruzado por el mundo que cambia.