Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Cultura

Rostros panameñosen el cine mundial

PALABRA. Más que un artista el actor es una mercancía. Así lo expone Edgar Morin, pensador francés que en su obra Las estrellas de cine ...

PALABRA. Más que un artista el actor es una mercancía. Así lo expone Edgar Morin, pensador francés que en su obra Las estrellas de cine se refirió al ‘Star System’, un modelo construido desde la industria del cine y cuya influencia psicológica y económica es innegable.

En reconocimiento al influjo global que ejerce el séptimo arte, y como forma de elevar una identidad nacional golpeada y vilipendiada por una avalancha cultural proyectada desde el exterior, a continuación presentaremos un conjunto de actores panameños que han tenido la oportunidad de destacarse en los espacios que ofrece el cinema internacional.

TALENTOS DE EXPORTACIÓN

Egresado del Instituto Nacional, el célebre Nido de Águilas, Rafael Corcho se incorporó durante la primera mitad del siglo pasado a un grupo trashumante de actores conocido como la ‘Compañía de Comedia de Carmen Díaz’. Unos meses antes del estallido de la Guerra Civil Española, que comenzó el 18 de julio de 1936, Corcho tuvo la oportunidad de cantar en una escena de la comedia dramática El Malvado Caravel (1935), filmada totalmente en España, y basada en la novela del escritor Wenceslao Fernández Flórez.

A su regreso al Istmo, Corcho continúo cantando boleros, danzones, tamboreras con la Orquesta ‘La Perfecta’ de Armando Boza, hasta lograr ser nombrado como Secretario Perpetuo del Consejo Municipal de Colón.

De acuerdo con un artículo del tercer volumen de la revista Semana, publicada en 1968, otro actor panameño llamado Jorge Saavedra trabajó como extra en la cinta 55 días en Pekín.

Tiempos después la actriz Ana María Lo Polito Torchia, conocida como Ana María de Panamá, actúo en su primera película mejicana: Dos meseros majaderos (1966). Le seguirían Adiós cuñado, El mundo loco de los jóvenes, Ensayo de una noche de bodas, Al fin a solas, El diablo en persona, La loca de los milagros, Dios los cría, entre otras producciones cinematográficas.

El próximo talento exportado por Panamá (específicamente de la provincia de Colón) fue Roberto Hernández, mejor conocido con el nombre artístico de Bobby. Debutó en el filme español La sombra. Después estaría bajo las órdenes del director francés Jacques Derais en El hombre de Marruecos, dirigida por Jacques Derais.

EN LA TELEVISIÓN

Ronaldo Patricio Henríquez (Ron Henriques) participa en 18 filmes y series televisivas estadounidenses, entre las que se encuentran MADtv, Falcon Crest, The Aftermath.

En 1979 logra el codiciado salto de la televisión al cine en Combate de fondo. Pero pronto estaría de regreso en la pantalla chica con The Hardy Boys/Nancy Drew Mysteries, Patrulla juvenil, Misión imposible, etc.

Un artista que lograría entrar en el séptimo arte gracias a su voz fue el cantante Tony Moro, quien aparecería en el filme El abominable hombre de la costa del Sol, producción española de 1970. Luego se radicaría en Luxemburgo.

Otro panameño en probar suerte en el Viejo Continente fue el actor dramático Manuel Antonio Díaz. Este colonense, egresado del Colegio La Salle, con un máster en comunicación y biología obtenido en los Estados Unidos, apareció en 1977 en un episodio de la afamada serie policiaca Kojak. Roberto McKay recuerda a quien era conocido en el ambiente artístico como ‘Tony Díaz’: ‘La primera vez que lo vi actuar fue como ‘El novio’, en la puesta en escena de la Compañía de Repertorio Español de Doña Rosita la Soltera, con Amelia Vence, la gran actriz argentina. Aquello fue por los comienzos de la década del 70. Así se inicio una amistad fundamentada en el profundo amor por el teatro y por la nostalgia de la patria. Tony viajó y trabajo en Nueva York, prácticamente toda su vida’.

Su currículo artístico también incluye la serie televisiva Plaza Sésamo. Asimismo se desempeñó como director en Broadway, donde se estableció en 1969. Antes de fallecer en tierras norteamericanas en 1987 trabajó en varios comerciales.

DESTINO HOLLYWOOD

También en 1987, comenzó su carrera el futuro dramaturgo, y director de cine panameño-venezolano, Frank Spano, debutando en la película Macu, la mujer del policía. Su carrera en el cine se consolidaría con películas como Un sueño en el abismo (1991), Fin de Round (1992), Golpes a mi puerta (1994), Antes de morir (1996), La nave de los sueños (1996), Pandemonium, La capital del infierno (1997), Amaneció de golpe (1998), 3 noches (2001), Malamuerte (2009), Negocios (2010), El consejero (2013).

El próximo año regresará con la producción Km 72. Cabe mencionar también sus actuaciones destacadas en series de televisión en Estados Unidos y Venezuela.

Sin duda alguna que uno de los actores panameños más reconocidos a nivel internacional es el salsero Rubén Blades. Sus créditos en el cine incluyen: The Last Fight (1983); El secreto de milagro, bajo la dirección de Robert Redford (1988); Mo’ Better Blues (1990), dirigida por Spike Lee; The Devil’s Own (1997), de Alan Pakula, etc. En total el compositor ha participado en 33 filmes, sin contar las series de televisión, lo que lo convierte en el actor más cotizado en la historia del cine panameño.

Con estudios internacionales y entrenamiento en ballet moderno, Iguandili López actúo en el filme Hombres armados (1998), del director John Sayles. La cinta fue premiada en el Festival de San Sebastián, España.

Finalmente, la última actriz que ha logrado realizar el ansiado crossover (y una de las más atractivas) es la modelo, actriz y ex Miss Panamá Patricia de León. Su carrera se encuentra en pleno apogeo. En agosto pasado fue contratada para protagonizar la película estadounidense La luz del cuarto oscuro, que actualmente se encuentro en pleno proceso de rodaje. Anteriormente, la actriz había participado en los largometrajes Tipo duro (2012), Pool Boys (2011), Blue Lake Massacre (2007), The Sadman (2009), Secretos de Verano (2005). Asimismo, ha trabajado en series de televisión y novelas en Méjico.