Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Cultura

Platos únicos

La comida panameña es muy variada. Como país de tránsito hemos sido expuestos a una infinidad de influencias que de a poco han variado l...

La comida panameña es muy variada. Como país de tránsito hemos sido expuestos a una infinidad de influencias que de a poco han variado la forma en que comemos a diario.

No hablamos de comida típica, menú con harta importancia en nuestra cultura y uno de los elementos que nos define como miembros de una nación. Hoy nos referimos a un menú preparado con ingredientes del patio, acompañados con algunos elementos foráneos y envuelto en un concepto diferente.

Oink House no pretende ser un espacio de lujo, pero sí un restaurante en el que su clientela pueda sentirse relajada, muy a gusto y consciente de que recibirá un menú de calidad, aunque muy diferente.

Se encuentra en el área de Centennial, detrás de la Farmacia Arrocha, acompañada de diversos locales también dedicados a ofrecer comida, cada uno a su manera muy particular.

Su estructura es bastante sencilla: dos contenedores: uno funciona como la cocina, impecable y bien equipada. El otro es el futuro comedor con aire acondicionado, para aquellos que no quieran mantenerse donde el grueso de las mesas se encuentran: al aire libre, protegidas con toldas.

No hace mucho calor, de hecho, al estar justo en el borde de la ciudad hay brisa, no hay tanto calor ni dióxido de carbono.

Su nombre lo relaciona directamente con el tipo de platos que sirven. Casi todos contienen cerdo, sí, pero la verdadera razón es que se trata de un menú de ‘cerdeo’, así se le llama al menú que cuenta con platos ‘exagerados’ en cantidad o en ingredientes, platos que, como dice Enrique Hendricks, chef y socio de Oink House, ‘nadie en Panamá te vende’.

Según Hendricks, en nuestro país ‘no se desarrolla aun ese concepto de presentar platos que pides cuando tienes un antojo, algo diferente o complicado. En la mayoría de los lugares te dicen que no se puede’.

El chef empezó a trabajar en ese concepto desde su anterior negocio el food truck ‘Running Gourmet’, especializado en hamburguesas. ‘Tratamos de hacer cosas diferentes, originalmente pensamos en ofrecer costillas y alitas, pero ahora las encuentras en todos lados y no queríamos ser más de lo mismo’.

La carta está escrita a mano en pequeñas cartulinas sobre un tablero de corcho. No es extenso, pero esto tiene una razón. ‘Hay un menú standard, es lo básico que se tiene pero también hay un menú secreto que se forma con platos que arma la gente, luego le toman una foto, se publica en Instagram y hasta le ponen nombre’.

Es el caso de la ‘Chanchosaurio’, prima de la ‘Bigmacsaurio’, hamburguesa que se hizo famosa en Running Gourmet y que todavía piden los comensales.

‘Alguien pidió que le pusieran una torta más de carne a una hamburguesa triple, así quedó con una libra de carne (cada torta es de un cuarto de libra), bacon, pulled pork, cebollas caramelizadas y anillos de cebolla’.

Un plato que no cualquiera pediría, solo aquel que está dispuesto a terminarla, porque sabe que eso es lo que quiere y puede hacerlo.

‘Tratamos de no explorar en cosas que estén saturadas en el mercado. Hamburguesas hay en muchos lugares, pero no como las hacemos nosotros, las hemos servido hasta con fried oreos’.

Oink House ofrece emparedados como el BBQ smoky pork y el super chili dog; quesadillas como la bacon chicken y la Porky deluxe y los novedosos Buffalo Pork’on, nuggets de cerdo crocantes acompañados con salsa buffalo y ranch.

En el apartado de cheeseburgers están la ya conocida Roadhouse, con queso cheddar, bbq, salsa casera y anillos de cebolla; la Chinatown, con wanton frito, mayonesaagridulce y mozarella; la Sloppy tex, con cheddar, chili texano y guacamole mayo; la Cheesy Bun, con 2 mozarella sticks, chaddar y salsa BBcream y la Bacon Jack, con bacon, cebolla caramelizada con Jac Daniels y Mozarella.

Los acompañamientos son las clásicas papas fritas, onion rings o unas chili cheese fries.

Y como postres, el recomendado Fried Oreo sundae, el Fried Brownie Sundae y el Fried cheesecake con helado.

Además de sodas y agua, Oink House ofrece cervezas locales, importadas y artesanales importadas.

‘Queremos crecer de a poco, ir añadiendo mesas y ganar más público sin que esto represente perder la calidad que queremos ofrecer’, dice el chef, quien además asegura estar muy satisfecho con los resultados que su nuevo local ha tenido estos dos meses.

‘A la gente le ha gustado el ambiente ahora probamos unas mesas de picnic y hasta las comparten, cosa muy difícil en Panamá. Y eso es importante, no solo es la comida sino la experiencia de salir a comer a un lugar’, asegura Hendricks.

La cocina de Oink House está abierta de martes a domingo de 5:00 a 10:30 pm.