Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Cultura

Con siete vidas

Algunos los aman, otros los odian. Los gatos son animales que despiertan pasiones. Su ronroneo meloso y romántico, sus caricias y la man...

Algunos los aman, otros los odian. Los gatos son animales que despiertan pasiones. Su ronroneo meloso y romántico, sus caricias y la manera como pasan su anatomía contra las piernas de sus dueños, como si los estuvieran sobornando con este despliegue afectivo. En sus miradas se asoman la ternura y la arrogancia.

Encontramos a estos pequeños felinos caminando por barrios como el Casco Viejo, el campus de la Universidad Nacional, por las calles, siempre desplazándose con elegancia, con un caminar digno de las pasarelas internacionales. Con frecuencia se les observa limpiándose con su propia lengua, como si estuvieran constantemente preocupados por su apariencia.

Desde épocas antiguas, el gato ha representado ese misterio que a muchos atrae. Incluso algunas religiones los han asociado con poderes malignos, por lo que fueron víctimas del fanatismo de la Inquisición. Al mismo tiempo eran venerados y protegidos en el Antiguo Egipto. Gatos, solos ellos pueden ganarse la mala de fama de ser las mascotas de los dioses oscuros, y al mismo tiempo aparecer como protagonistas de los cuentos infantiles.

A nivel mundial se reconocen aproximadamente 100 razas de felinos. Los hay grandes, pequeños, delgados y gordos, con o sin cabello. Pequeños leones con los que compartimos diariamente nuestro espacio vital y que endulzan o torturan nuestro oído con su clásico ‘miaw’.