Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Cultura

Libros que no son un premio

Son publicaciones en las que todo puede pasar. Como, por ejemplo, que los márgenes de la derecha no siempre coincidan con los de la izqu...

Son publicaciones en las que todo puede pasar. Como, por ejemplo, que los márgenes de la derecha no siempre coincidan con los de la izquierda. O que su portada se amarillente a medida que pasan los años, o que sea imposible encontrar el nombre del autor. También puede ser que al abrir el libro el lector encuentre un rastro de goma.

Son situaciones que han exasperado a más de uno de los ganadores del Concurso Nacional de Literatura Ricardo Miró, a largo de sus más de setenta años de historia. De acuerdo con la escritora Rosa María Britton, su colega Demetrio J. Fábrega perdió los estribos en 1956 cuando el Instituto Nacional de Cultura (entidad encargada de organizar el certamen) le presentó la edición impresa de El libro de la malsentada, con la que había sido premiado. Cuenta que llegó incluso a patear la obra que le presentaban.

Todo es posible en la lotería editorial del ‘Ricardo Miró’. Son varias las obras ganadoras (publicadas por la Editorial Mariano Arosemena) que han registrado todo tipo de deficiencias, que incluyen errores de diseño y, en algunos casos, la supresión de fragmentos del texto.

Manuel Orestes Nieto, Patricia Pizzurno, Javier Medina Bernal, Salvador Medina Barahona, Rafael Pernett y Morales son algunos de los escritores que han compartido sus historias acerca de cómo un premio literario a veces deviene en una pesadilla editorial.

Página 8-9D