Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Cultura

El ‘cuadrito’ que facilita la vida

En junio del 2012 escribí una columna explicando qué era ese ‘extraño cuadrito’ que siempre acompaña mis dos artículos en esta página de...

En junio del 2012 escribí una columna explicando qué era ese ‘extraño cuadrito’ que siempre acompaña mis dos artículos en esta página de los domingos. Hace poco, mientras conversaba en una reunión con varias personas, me volvieron a preguntar sobre el tema. Mi editor ya me había hecho el comentario sobre la conveniencia de volver a explicar el tema, lo cual procedo a hacer con mucho gusto.

Cuando hablamos de la famosa ‘brecha digital’ nos referimos a cosas como esta, pues el hecho de que me pregunten sobre el ‘cuadrito’ ilustra la brecha que aún tenemos en nuestros países con respecto a este tipo de tecnologías y medios. El ‘cuadrito’ en cuestión es un código de barras (como los que pasan por los rayos X en la caja del supermercado) llamado ‘Quick Response Code’ o ‘QR code’ y traduce un código de respuesta rápida. Fue creado por una empresa japonesa en 1994 con la idea de intercambiar información de forma rápida usando etiquetas.

En esas etiquetas se puede compartir información de contacto, un link a una página de internet, una foto o cualquier tipo de información que se pueda codificar en binario. Hoy día se usa como una de las estrategias para unir el mundo digital con el físico, pues quienes saben cómo leerlos instalan en su celular un software de lectura de códigos de barra (que lee tanto los códigos tradicionales como los QR). Basta con activar el programa y enfocar la cámara celular en el código. De esa forma la información que el mismo contenga es ‘leída’ por el software y listo.

En el caso de esta sección, cada semana les he puesto información adicional relacionada con los temas de los artículos. Incluso en la primera edición colgué un video donde yo saludaba a los lectores y les daba algunas indicaciones de la naturaleza de la misma.

LA FAMOSA ‘CROSS-MEDIA’

Como estos códigos, existen otras estrategias para tratar de crear puentes que unan la experiencia del mundo digital con la información en medios físicos. La idea es expandir el horizonte del lector y facilitar la conexión del autor con su audiencia. La barrera aquí es el aprendizaje de este idioma nuevo, pues manejar este tipo de cosas implica dedicar tiempo a un aprendizaje de una nueva destreza.

Para quien está dispuesto a hacerlo la recompensa bien lo vale. Es posible ahorrarse tiempo y hacer cosas que generan ventajas con respecto a los demás. Un buen ejemplo de esto es el uso que se le da al ‘código QR’ para compartir nuestro contacto. Por ejemplo, si usted se encuentra en una feria de negocios puede tener un código en su celular y mostrarlo en la pantalla cuando deseo compartir su información de contacto con alguien. También se puede agregar el ‘QR’ a las tarjetas de presentación, de forma que la gente obtenga más información que la de nuestros simples datos.

En el mundo existen miles de ejemplos de lo que se puede crear forzando un poco el ingenio. Basta meterse a un buscador y escribir ‘códigos QR’ para verificar la cantidad de buenos e ingeniosos ejemplos que existen. La imaginación y la cantidad de personas que conocen la tecnología son el único límite. Estoy seguro que cualquiera de nosotros puede encontrarle un uso práctico a la misma. Lo más importante es que tengamos en cuenta que cada vez son más los espacios donde la gente tiene acceso a este tipo de cosas y también son cada vez más las personas que las usan. Es importante no quedarse fuera.