Temas Especiales

25 de Jan de 2021

Cultura

¿Por qué tanta confianza con el maestro?

No me voy a unir al coro que exclama: ‘Adiós, Gabo’. Odiaría que el mundo me llamará ‘Javi’

¿Por qué tanta confianza con el maestro?
¿Por qué tanta confianza con el maestro?

Se murió el Gabriel García Márquez, mi querida y soñadora Kat, el gran creador de fábulas y cuentos hiperbólicos, el artífice del ya recalcitrante ‘realismo mágico’; no voy a decir que el ‘Gabo’ (¡odiaría que el planeta entero se tomara la confianza de llamarme Javi!) no escribía bien; fue una mis primeras lecturas (lecturas ingenuas), lo admiré mucho en mi adolescencia; pero, digo, ya está bueno, ¿no? En todo caso que se pudra el cuerpo y que los libros, para bien o para mal, vivan para siempre, ¡que se pongan a leer, hostia!

Lo grito una vez más con todas mis fuerzas: ¡Dejen al muerto morirse, jo! Sí, Javi, la noticia está en todos lados, ahora todo el mundo es un gran lector de sus obras y a todos le cambió la vida. Yo, lo confieso, leí su novela Cien años de soledad y, a pesar de lo que diga Fernando Vallejo, a mí esa novela me encanta. Sin embargo, no me ha dolido para nada su muerte; lo que me duele es lo poco que le importa al mundo lo que ocurre en Ucrania; ya en la región donde viven mis abuelos, Donetsk, ha habido varios muertos.

Lamentable; y en no sé qué región de África acaban de desplazar a toda una comunidad de musulmanes para evitar que fuera arrasada. Sí, entiendo lo que dices, a mí solo me interesa lo que ocurre en Ucrania porque tiene que ver conmigo; si no… No pasa nada, Kat, siente lo que quieras, sin culpas. Dime, Javi, ¿quién quería arrasar con la comunidad musulmana? No lo sé, tal vez guerrilleros, el mismo gobierno, cristianos; lo ignoro; saberlo con precisión tampoco cambiaría mucho las cosas, solo haría de mí un ciudadano informado. Sí, estar informado es lo que importa. Sí, la filosofía del ‘yo solo sé que todo lo sé’.

Exacto, la filosofía del ‘yo solo sé que todo lo sé y no hago nada’. O del ‘lo sé todo y lo denuncio en Facebook y en Twitter y ya cumplí y soy un revolucionario’. O ‘lo sé todo y lo pongo en las redes sociales y acepto que el mundo no tiene remedio y soy el rey de los cínicos y los nihilistas’. Un poco como nosotros, ¿no, Kat? No lo sé, Javi; lo cierto es que el mundo está hecho mierda. En efecto: no ‘es’ una mierda, sino que lo ‘hacemos’ mierda. Sería mejor irnos a Macondo y de paso llevarnos con nosotros a aquellos que detestan a García Márquez, ¿no? Yo soy uno: lo detesto, Kat. Eso no es cierto, Javi, no te hagas. Es cierto, no podría detestarlo por mucho que quisiera.

Estoy triste. Déjate de tonterías, recuerda a Remedios la bella. ¡Claro!, hice un dibujo de Remedios la bella una vez. A ver, muéstramelo. Aquí está. Hermoso; sería bueno ser como Remedios, levitar, desaparecer. Ser bellos. Que nos importe un cebo este mundo. Pura belleza. Una forma de morir. Envueltos en sábanas.