Temas Especiales

31 de May de 2020

Cultura

Una oda al placer femenino

El 19 de junio en La Casona Martanoemi Noriega presenta ‘La Sonrisa Vertical’, una exposición de arte erótico

Para Martanoemi Noriega el erotismo es el arte de recibir y dar placer, y cada cuerpo y sobretodo cada mente tiene su propio ritmo, su propio sabor y su propia ruta de acceso al Nirvana. Para esta artista panameña una exposición como ‘La Sonrisa vertical’ aspira a romper estereotipos de belleza y de sensualidad.

Esta serie de más de 25 obras, inspiradas en la mujer y mucha literatura erótica, apunta a promover el debate sobre la educación sexual y romper tabúes sobre el erotismo.

La artista aseguró que ‘Mucho del arte erótico que vi en Panamá era realizado por hombres, por eso con mi trabajo quiero tocar el arte erótico desde la mirada femenina’.

‘Ante la aterradora cantidad de mujeres que después de varios hijos y matrimonios de décadas, jamás han visitado esa zona maravillosa de sus cuerpos diseñada únicamente para proporcionarles placer nace ‘La Sonrisa Vertical’, que es una serie de piezas de arte erótico que forman parte del camino de una mujer que ha comenzado a construir su propia definición de erotismo’, expresó Noriega sobre la exposición que se realizará el 19 de junio en La Casona del Casco Antiguo.

Como parte de la inauguración, la artista, quien participa con frecuencia en proyectos multidisciplinarios ha invitado al grupo Teatro Carilimpia junto con otras artistas a realizar un espectáculo sobre el tema del erotismo femenino.

Noriega es una creadora panameña versátil, con apenas 29 años ha participado como artista visual en exposiciones a nivel internacional y encuentros de artistas emergentes en Portugal, España, Guatemala, Italia, Singapur, Inglaterra y Malasia. Trabaja en proyectos socioculturales desde el 2004.

Además trabajó con distintas comunidades en todo el país con temas como la mujer, la memoria histórica, la identidad y el arte callejero. Incansable. Cree firmemente en el poder del trabajo multidisciplinario y colabora como artista visual en proyectos de teatro, literatura y cine.

Y eligió su natal Panamá para estrenar ‘La Sonrisa vertical’, su tercera exposición individual y una forma creativa de abordar un tema que causa escozor social, lo inevitablemente humano de la sexualidad.