Temas Especiales

21 de May de 2022

Cultura

Frente al esplendor de la naturaleza

Las excursiones al campo y a la montaña se han popularizado últimamente en nuestro país, pero hay que tomar ciertas precauciones

Frente al esplendor de la naturaleza
Es recomendable estar acompañado al internarse en la naturaleza.

Durante las últimas semanas la noticia de la desaparición de dos jóvenes holandesas en el área de Boquete cuando aparentemente realizaban senderismo ha desatado un profundo debate público sobre los peligros que puede conllevar este tipo de situaciones.

Panamá cuenta con muchas áreas de bosque y montaña que pueden ser destinos ideales para realizar actividades campestres y al aire libre. Esto no significa que debemos caer en la imprudencia, por lo que es necesario planificar cada actividad con sumo cuidado. La selección del equipo que se llevará también jugará un papel importante.

PREPARATIVOS

Al adentrarse en los terrenos de la naturaleza es importante procurar hacerlo siempre acompañado, al menos por una o dos personas (si alguno de ellos es un guía experimentado, mejor). En casos de urgencia esto facilitará un rescate exitoso.

Los familiares, amigos y autoridades del área deben estar al tanto de la ruta y el cronograma del recorrido. Siempre se debe intentar obtener previamente información acerca del trazado, distancia y dificultad de la ruta que vamos a acometer, así como las condiciones meteorológicas previas. En caso de que se pronostiquen lluvias y tormentas es recomendable aplazar la actividad planeada.

Antes de echar a andar es menester aplicarse un repelente contra insectos. Si se trata de un terreno selvático, las perneras del pantalón se deben llevar por dentro de unas medias largas para evitar que se introduzcan alimañas.

EQUIPO MÍNIMO

Es recomendable utilizar un calzado cómodo y adecuado al terreno, así como ropa resistente, sobre todo si vamos a transitar por áreas del bosque o selva cerrada. Además de agua, se deben empacar alimentos que aporten energía y que sean ligeros, tales como fruta, frutos secos, galletas, chocolates, etc. Si se trata de una caminata que va a tomar cierta cantidad de horas (o en la que se tiene pensando pasar una noche en la naturaleza) los siguientes implementos -siempre protegidos en bolsas plásticas- no pueden faltar en la mochila: documento de identificación y dinero, reloj o GPS (para ir controlando la hora y distancia recorrida), gafas oscuras para el sol, celular con batería cargada al máximo; botiquín de urgencias para atender cortes, ampollas, picaduras de insectos y mitigar dolores; un silbato para hacernos escuchar a distancia; linternas o frontales con baterías cargadas para iluminar en la noche; crema protectora solar; un impermeable para el caso de lluvia; ropa de repuesto, especialmente medias; encendedor por si hubiera que hacer fuego; machete, cuchillo o navaja para abrirnos paso y cortar; tienda/saco de dormir de calidad si hay que pasar la noche.

DURANTE LA MARCHA

El ritmo que llevemos debe ser constante y, más que anda, adecuado a las capacidades del miembro menos fuerte y en condiciones del grupo, para que el mismo siempre se mantenga próximo a los demás. Las paradas para descansar se deben programar para cada cinco o 10 minutos.

Ninguno de los miembros del grupo debe detenerse sin notificar a los demás, aunque solo sea por un breve periodo de tiempo. Si el terreno es cerrado el extraviarse puede ser cuestión de minutos.

Es preferible subir las cuestas pronunciada en zigzag, cuando se pasa por fincas privadas se recomienda cerrar los portones para evitar la huida del ganado. En los potreros se debe tener cuidado con ingerir frutos naturales u hongos que se encuentren en el camino, especialmente si no se está convencido de que los mismos sean comestibles. Siempre es mejor prevenir que lamentar.