Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Cultura

Tropic Star Lodge, su lugar favorito

Harvey, experto en pesca deportiva y oceanógrafo, realizador de cine y televisión y conservacionista, participa en el torneo de bahía Piñas

La música caribeña invade el Rumba bar del Sheraton. Una concurrencia mayormente masculina lucía entusiasmada. A la manera de un reencuentro, con saludos a gritos y fuertes abrazos sinceros, los participantes del torneo Tropic Star Lodge de este año se daban la bienvenida.

Entre ellos sobresalía Guy Harvey. Aunque no es panameño, deja de ser una figura desconocida. De hecho, es una celebridad. Dedicado desde su juventud a la pesca y al buceo, su amor por el mar le hizo especializarse en oceanografía y pintar en lienzos o en ropa deportiva, paisajes tropicales y especies marinas.

Harvey asegura haber estado en Panamá, pescando, casi unas 60 veces desde 1991. Mas de 50, en un lugar específico: El Tropic Star Lodge en Bahía Piñas, Daríen, lugar que considera su favorito ‘en todo el mundo’ y al que dedicó una publicación de lujo en 2010.

Su amor por esta tierra, más bien, estos mares, y su interés por promover y preservar sus bondades, le valieron ese mismo año la Orden Vasco Núñez de Balboa.

Harvey se aparta por un momento del grupo y accede a conversar con La Estrella de Panamá.

—¿Por qué ha venido tantas veces al Tropic Star Lounge?

—Le digo a todo el mundo que vengo porque la pesca es muy buena y consistente; eso lo avala el hecho de que la mayoría de los récords mundiales de pesca los tiene Piñas. Eso te dice qué tan buena es la pesca.

He filmado muchos shows de televisión y documentales aquí porque el lugar es confiable. Cuando inviertes tiempo y dinero en un equipo de filmación y estás llevando gente a un lugar, quieres resultados y aquí estos son muy consistentes.

—Ha dedicado todo un libro al Tropic Star Lodge...

—He podido hacer un libro porque al venir tantas veces guardo una amplia cantidad de fotografías e historias con mi familia, con mis amigos. De cada visita he mantenido un diario muy minucioso. He juntado todo eso en el libro. Lo mejor es que ha sido como ir a pescar nuevamente. Muy divertido.

— ¿Qué clase de historias podemos encontrar en el libro?

—Nos referimos mayormente a los grandes peces, los marlines negros y azules, los peces vela y también información sobre otras especies que se encuentran en el área. El libro tiene al historia del lodge , desde que fue construido, entre 1961 y 1963; habla sobre las diferentes familias que lo han administrado hasta el día del hoy; las diferentes etapas de su desarrollo, por ejemplo cuando Noriega estuvo en el poder y nadie quería venir a Panamá. Hay también diferentes capítulos de su historia, pero más que nada, sobre los peces, que es en realidad lo que nos trae aquí.

— ¿En esta ocasion vino a participar en el torneo o a observar?

—¡Voy a participar! Me gusta hacerlo. Hace unos tres años quedamos en segundo lugar. El año pasado pescamos el marlin azul más grande que he visto en Panamá, como unas 800 libras; ése era un pez grande...

—Así es que ahora va por el primer lugar...

—Me gusta la competencia, me gusta estar allí. Estoy con un grupo de buenas personas de diferentes nacionalidades; hay gente de Holanda, Francia, Inglaterra, Canada, dos de Jamaica, Islas caimán y Estados Unidos. Así que es muy divertido.

—Usted empezó a pescar desde muy joven. Desde ese momento al día de hoy algunas cosas habrán cambiado... ¿cuál pensaría que es el mayor cambio?

—He visto muchos cambios en Panamá desde la primera vez que vine. Afortunadamente, la pesca de marlines es muy consistente, pero he visto un gran declive en el número de dorados y atunes, porque son los más vendidos comercialmente. También un gran declive en el número de tiburones. Anteriormente, pescábamos tiburones por error y los dejábamos ir, pero eso ya no sucede y es muy preocupante. En todos los lugares donde voy he visto un declive del número de peces, porque nosotros mismos hemos aumentado la demanda. Todo el mundo come pescado. Las poblaciones crecen y con ella, su demanda.

—¿Cómo piensa que esto se puede resolver?

—Necesitamos más control y administración. Afortunadamente no todo es una historia triste; se han establecido programas de manejo y la pesca se hace de forma sostenible. Espero que esto suceda en Panamá. Sé que hay pesca con trasmayo de manera ilegal y el gobierno debe detener esto y reforzar las leyes que existen. No se debe matar a los peces, porque son más valiosos vivos para el país. La gente gasta mucho dinero tratando de atrapar un marlin; mucho dinero para luego dejarlo ir para que pueda ser atrapado otra vez, y otra vez y otra vez... Si lo matas y lo pones en el bote, allí termina todo. Hay una buena cantidad de razones para tener buenas prácticas de manejo, y es que la pesca deportiva ofrece muchos beneficios económicos. Mucha gente es empleada para velar por nosotros (pescadores). Bajo la superficie, la pesca ofrece muchos beneficios que la gente no imagina a los países del Caribe y Centroamérica.

—Como en otros países alrededor del mundo hemos estado sintiendo los efectos del cambio climático y de la mala disposición de desechos. ¿Cuál de estas situaciones considera más dañina?

—El cambio climático es real, nuestras emisiones afectan, los cambios en las temperaturas han sido registrados. El hecho es que a mayor calor, más problemas, y esto ha afectado la acidificación de los océanos y también a los animales, sobre todo a aquellos que tiene conchas. Afecta a diversos animales en diferentes etapas de su ciclo de vida; es muy peligroso. El agua es hoy mucho más ácida que hace 100 años. El cambio climático tendrá muchos efectos sobre los océanos, sobre las selvas tropicales, el Canal de Panamá, sobre muchas cosas a largo plazo.

—¿Cuál sería la solución, en su opinión?

—Acuerpar el uso energía renovable y reciclar. Todo el mundo debe ser educado sobre las consecuencias de sus actos. Pienso que en la medida en que la gente vea los beneficios, adoptará mejores prácticas.

—Ha creado una fundación y un centro de investigaciones. ¿Cuáles cree que han sido los mayores logros de estas instituciones?

—Trabajar con muchas y diversas especies, lo que nos ha permitido conocer más sobre ellas. Conocemos más sobre su historia natural sus tasas de reproducción, las travesías que hacen anualmente y así se puede controlar más sus poblaciones. Queremos comenzar a hacerlo aquí en Piñas, en conjunto con la Universidad Marítima. Todavía faltan un par de años para eso, pero va a suceder. No solo se trata de un logro. No hay nada que no haya sido fantástico... pero es la acumulación de todos estos trabajos lo gratificante.

—¿Cuál sería la próxima meta para el centro de Investigaciones?

—Abrir un centro en Piñas con un staff de tiempo completo y eventualmente tener un centro de enseñanza para traer estudiantes, un lugar donde quedarse y trabajar en el campo con los diferentes peces, obtener más información y descubrir cómo manejar las especies, en conjunto con el Gobierno de Panamá. Ver si las reglas de manejo adoptadas hasta el momento son las adecuadas o si deben ser reforzadas.

—Como individuo, ¿apoya las acciones de organizaciones como Sea Sheperd y Greenpeace?

—Pienso que son un poco drásticos, pero ciertamente obtienen atención del público con lo que hacen y generan opinión pública. Yo prefiero actuar de otra manera, pero probablemente esta gente se siente frustrada y quiere que las cosas sucedan rápido... puedes entender por qué se sienten frustrados.

—Como artista, ¿qué peces prefiere pintar?

—Los grandes.

¿Los marlines?

—Cualquiera de los grandes peces: atunes, tiburones, marlines, porque son apasionantes. Me gusta pintarlos en grandes canvas, de 5 ó 6 metros de largo, usando como fondo su hábitat natural, pero también me gusta pintar aves tropicales y flores también.

—¿Es más gratificante, pintar que lograr buenas fotos?

—Es más difícil lograr una buena foto y eso lo hace más gratificante. Debes estar en el lugar correcto en el momento correcto. A veces, observo cosas en el océano que, de repente, no puedo captar con la cámara, pero luego soy capaz de pintarlas.