Temas Especiales

29 de May de 2020

Cultura

La cultura y la moda como vehículos de rescate

‘Start-Up Lisboa’, es otra de las banderas de la ciudad que procura apoyar a empresas de la economía digital, creativa e innovadora

La industria creativa y los emprendedores, plasmados en proyectos como Village Underground y Start-Up Lisboa, son las nuevas banderas que enarbola la dinámica capital portuguesa, que busca despegarse de su imagen decadente.

Tal y como ya hicieran Barcelona, Berlín, Londres o Nueva York, la melancólica Lisboa busca volcarse en las industrias creativas y en la apuesta por ser un nicho internacional para empresas emergentes.

Con este fin, el Ayuntamiento de Lisboa ha organizado un ciclo de conferencias semanal, actualmente enfocado en la recuperación urbanística, uno de los principales problemas de la capital lusa.

SOLUCIONES CREATIVAS

Aliar la iniciativa privada con las políticas públicas es la fórmula que el Consistorio pretende implementar en una ciudad que ya ha sido considerada mejor destino europeo para estancias cortas.

Margarida Marques es arquitecta del innovador programa ‘Piso bajo’, que busca rehabilitar todos los bajos infrautilizados de la ciudad. En declaraciones a EFE, lamentó que no haya un marco legal adecuado para frenar la degradación urbanística del centro de la capital.

El proyecto de Marques, también formado por las jóvenes arquitectas Mariana, Marta y Sara, cuenta con un mapa en el que localiza los espacios desocupados o disponibles y los que ya están ocupados y pretende funcionar como un canal de comunicación entre propietarios e inquilinos.

El modelo propuesto por estas jóvenes arquitectas es de alquiler compartido con fines de restauración, comercial o de asociaciones culturales, especialmente. A Lisboa, actualmente con unos 550 mil habitantes, el abandono de edificios y de la especulación le ha llevado a perder hasta 300 mil vecinos en tres décadas.

La capital portuguesa, galardonada como ciudad Emprendedora Europea 2015, ha arropado a 186 empresas emergentes (’start-up’) desde el 2012 a través de Start-Up Lisboa.

Estas empresas han creado además 602 nuevos trabajos, según cálculos de la incubadora gestionada por el Consistorio.

Dentro de la apuesta por las industrias culturales, sobresale el centro cultural LXFactory, en el barrio de Alcântara, junto al río Tajo y bajo el puente ‘25 de Abril’.

Construida en las bases de la que fue la Compañía de Hilos y Tejidos Lisbonense, que databa de 1846 y echó a andar a finales de la década de 2000.

Actualmente, está considerada una isla creativa ocupada por empresas y profesionales convertida en un polo para la moda, publicidad, comunicación, multimedia, arte, arquitectura y música.

A éste espacio se une el Village Underground - VU, localizado en la antigua estación de Santo Amaro, también en Alcântara.

Este centro cultural y espacio de creación inspirado en Londres utiliza contenedores marítimos y dos autobuses antiguos de la Carris, empresa pública de transportes urbanos como sede de oficinas y mini fábricas.

Cerca de cumplir su primer año de funcionamiento, en ellos abriga a músicos, arquitectos, escritores y otros artistas por un coste mensual de 150 euros.

‘El proyecto concierne a la cuestión del patrimonio y de la memoria histórica, además de dar una nueva vida a espacios degradados de la ciudad’, explicó a EFE la directora del proyecto, Mariana Duarte Silva.

Estas llamativas iniciativas se juntan a la recuperación de emblemáticos barrios como la Mouraria o la zona lúdica de Cais do Sodré.

El objetivo, según el Ayuntamiento, es atraer inversión privada que sirva para crear empleos y revalorizar el rico patrimonio de la ciudad.