Temas Especiales

07 de Apr de 2020

Cultura

Una incansable buscadora de historias

Se cumplieron 25 años del fallecimiento de la escritora y periodista Tilsia Perigault

Desde una habitación de hospital Tilsia Perigault rebuscaba entre sus hojas y daba órdenes para preparar la página de sección infantil que saldría en La Estrella de Panamá . Eran finales de abril de 1990 y esa mujer que había viajado por Sudamérica —guiando a su hija y esposo entre aventuras, escribiendo cientos de cuentos, poemas, notas periodísticas, dando clases en colegios públicos y privados— estaba cerca de morir, físicamente.

Casi con 18 años había empezado lo que sería una corta pero intensa vida de producción literaria infantil, junto a su hermana Estela Perigault como ilustradora.

Estudió Educación Pre-Escolar en la Universidad de Chile. Allá, en el sur, se nutrió de los talleres literarios que ofrecía Pablo Neruda, un privilegio, disfrutado por pocos panameños.

Así Tilsia se tejía una telaraña de aventuras, con colores diversos que plasmaría en sus cuentos, una visión del mundo adelantada sin perder de vista Panamá.

Fervorosa cuentista, narró historias en El Chorrillo, en escuelas, mientras se nutría de viajes al interior y escribía las primeras rondas panameñas y cuentos de la región. Durante los primeros 50 años de la república los cuentos y métodos de aprendizaje que eran utilizados venían de España. Ella, sin desechar ese capital, lo fusionó con cuentos y canciones propias. Producía incansablemente y sus primeros pasos como educadora los dio en la escuela República de Puerto Rico.

Para los años ‘70 retomó su carrera periodística con la publicación de dos páginas semanales en el Panamá América : ‘Nosotras y Nuestro Mundo' y ‘El Panamá América de los niños'.

No paraba. Seguido fundó los semanarios ‘Mi Periódico' para niños, niñas y jóvenes y luego creo ‘Anayansi' un semanario para la mujer.

También aportó desde las instituciones públicas junto a Carlos Arboleda del Centro de Arte y Cultura del Ministerio de Educación.

Así creó los primeros cursos de Creatividad Libre Infantil, empleando el método intuitivo y la literatura como principal motivación.

En su labor en el sector privado, ejerció como directora de primaria en el Instituto Psicopedagógico, fundado por el doctor Carlos Malgrat.

Por constancia y valor en la producción de literatura infantil nacional, el presidente Aristides Royo le otorgó un año de licencia pago para que se dedicara a escribir de 1977 a 1978.

Durante ese año escribió Las aventuras de Blin y 100 adivinanzas panameñas para niños, así como cuentos, poemas y letras de canciones.

En 1978 funda, junto a la doctora Joaquina de Padilla y otras escritoras, la Academia Panameña de Literatura Infantil y Juvenil, siendo su vicepresidenta hasta 1990.

‘Siempre teníamos aventuras, viajábamos al interior y ella siempre estaba descubriendo o averiguando algo', detalla Sybila Ortíz, su única hija.

Durante esas búsquedas se interesó por la gastronomía de la región y escribió el libro, Comidas Criollas de Panamá .

RECONOCIMIENTOS

Varios de sus cuentos fueron premiados, entre estos están: ‘La Mariposa de Plata', que fue recomendada a todas las escuelas, también ‘ La ratita que quería comer suripico', obra que ha sido publicada en varias ocasiones y también llevada al teatro y hasta adaptada a dibujos animados en la que fue en su momento Televisión Educativa Canal 11 , hoy SerTV .

Su hermana Estela Perigault de Malgrat habla de ella con fervor y agradecimiento, ya que asegura que su hermana fue el motor para que ella se lanzara al mundo de la escritura, siendo ella también la encargada de ilustrar los libros de su hermana Tilsia.

Tilsia Peligault también tuvo su espacio radial en Radio Hogar , donde participó en el programa ‘¿Quién educa?, Todos educamos. Tenemos que educar para el futuro'.

En 1981 reanudó su página infantil ‘La Estrella de los niños' en La Decana, desde este medio publicó lecturas recreativas y dio espacio y catapultó a los que más adelante se convirtieron en figuras destacadas como: Isabel Roldán, Hena de Zachrisson y otros escritores.

Siempre preocupada por la educación, su hija Sybila Ortíz Perigault asegura que su mamá era una mujer de un carácter muy fuerte, pero bondadosa.

‘Recuerdo que durante las tardes recibía a niños en la casa para dar clases particulares. Algunos tenían problemas de disciplina por problemas en sus casas y ella a través de los cuentos y los cantos los ayudaba a mejorar', contó su hija.

La escritora y periodista muere el 29 de abril a los 59 años, después de una larga enfermedad. Para el 1 de mayo publica por última vez en su página de La Estrella de Panamá . Ella produjo hasta el último día de su vida.

Hoy la mitad de sus trabajos continúan inéditos y ninguno forma parte de los planes de estudios de preescolar y primaria salvo en Cuba donde uno de sus cuentos y poesías forma parte de la curricula escolar oficial y del Gran Diccionario de Autores Latinoamericanos de Literatura Infantil y Juvenil , editado por Jaime García.

Después de escuchar la historia de vida de Tilsia Perigault de la voz de su hermana y su hija, ver sus trabajos, conocer su trayectoria incansable para rescatar las costumbres, palabras e identidad panameña, una rica sabiduría no valorada por nuestras instituciones, uno se pregunta ¿Qué hay que hacer en este país para que otros acentos no nos roben nuestro legítimo derecho de ser panameño?

==========

30

AÑOS DE PRODUCCIÓN

También escribió cuentos para adultos como ‘ La Vieja de los pájaros' , cuento publicado en la revista ‘Maga', escribió comentarios de interés general en la ‘Revista 18' y en el diario la Crítica tuvo una columna de opinión titulada ‘Álbum' y edito y presentó el programa ‘La Mujer y el Niño', en canal 2, durante los años 60.

90

OBRAS DE TODO TIPO

Escribió la intelectual panameña Tilsia Perigault Hayams. La Academia Panameña de Literatura Infantil y Juvenil busca constantemente dar a conocer su labor.