26 de Feb de 2020

Cultura

Salsa, seguro de vida para jóvenes

La salsa representa para Cali, en el suroeste de Colombia, la reivindicación de su cultura y raíces.

Salsa, seguro de vida para jóvenes
Salsa, seguro de vida para jóvenes

La salsa representa para Cali, en el suroeste de Colombia, la reivindicación de su cultura y raíces, pero también un seguro de vida para cientos de jóvenes de los barrios más pobres.

En el barrio Ciudad Modelo, ubicado en la barriada Comuna 11, Luis Carlos Caicedo dio un giro a su vida al fundar la escuela artística Nueva Dimensión en la que forma a niños de los sectores más deprimidos de la población, para que se conviertan en bailarines de salsa.

Para muchos de ellos, aprender a dominar pasos como el pico de garza, las lijas o el carabalí, supuso sobrevivir a un entorno hostil que se aprovecha de la desesperación para acabar con su futuro.

‘Un muchacho que ahorita está aquí, un día, después de muchos años, me dijo: ‘Doy gracias de estar en esta escuela porque mis amigos ya todos se murieron”, reveló a Efe Caicedo.

Por su parte, el emprendedor Jesús Alirio montó con el apoyo de sus dos hijas, ahora socias, su propia escuela de baile, Constelación Latina, en el barrio La Riviera, ubicado en la Comuna 6, ‘más que nada por la labor social', afirma a Efe .

Este barrio popular, situado en el extremo norte de Cali, presenta altos índices de desempleo, absentismo escolar e inseguridad debido a la presencia de pandillas juveniles. ‘A estos chicos los saca uno de la calle para convertirlos en unos artistas, en unos campeones', comenta a Efe Jesús Alirio, quien alberga en sus instalaciones a más de 250 jóvenes.

La labor va más allá de la mera instrucción ya que ‘uno se convierte en psicólogo, papá, mamá... para poder llevar a estos jóvenes' el amor y el respeto por el arte de la danza.

Estas dos escuelas participan en Delirio, un espectáculo musical que fusiona salsa y circo, el cual a través de su Fundación y de programas sociales como ‘Paso firme', invierte parte de sus beneficios en la formación de jóvenes en riesgo de exclusión.

Desde hace dos meses, Delirio puso en marcha una nueva iniciativa junto con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) para aquellos menores de edad que no lograron coger a tiempo el tren del arte y la salsa caleña: jóvenes en centros de reclusión.

Estos reciben cursillos de coreógrafos profesionales ‘para que así tengan la mente despejada y puedan conseguir un proyecto de vida', explica a Efe John Jairo Rodríguez, uno de los instructores.

‘Son ‘pelados' muy difíciles que vivieron en entornos complicados. Son muy fuertes al tratar, pero cuando entran en el espacio del baile, su rostro cambia. Es un momento de alegría y felicidad', anota este bailarín de 27 años que lleva dos décadas encima de los escenarios a ritmo de salsa.

Un caso de éxito es el del bailarín Andrés Tascón, que se inscribió en Constelación Latina hace cuatro años, una decisión que le alejó ‘mucho de las malas amistades', pero que le ha ayudado económicamente, así como a su ‘aprendizaje, conocimiento y experiencia'.

Tascón piensa en viajar a Estados Unidos el año que viene junto con su hermana para montar una escuela de salsa en Nueva Jersey y continuar con la misma filosofía que a él le inculcaron: la salsa puede cambiar vidas.