La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Cultura

Las tumbas de ‘El Caño'

Durante la 'Escuela de geofísica' se realizaron estudios prometedores. Los investigadores franceses hablaron de tumbas aún sin descubrir

Ubicado en el distrito de Natá, a 117 kilómetros de la ciudad de Panamá, el Parque Arqueológico de ‘El Caño' aún guarda celosamente algunos de sus secretos. De acuerdo con el doctor Louis Pastor, que la semana pasada encabezó un equipo de investigadores de la Universidad Pierre y Marie Curie y la Universidad de Toulosse, de Francia, y de la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP), que realizó prospecciones arqueológicas en el Casco Viejo, en Colón y en Coclé, es ‘seguro que hay tumbas' que todavía no han sido descubiertas. ‘Pienso en algunos lugares donde se pueden hacer prospecciones finas, muy interesantes para después excavar. Estamos pensando en tumbas funerarias, ya que estamos hablando de caciques', dictaminó Pastor.

Esta ha sido una de las conclusiones que arrojó la ‘Escuela de geofísica aplicada a la arqueología y medio ambiente', un seminario taller que durante dos semanas congregó, de acuerdo con la profesora María Lezcano, geofísica de la Universidad de Panamá, a estudiantes de ingeniería civil, de la licenciatura de física y otras personas interesadas en aprender más sobre geofísica.

Entre los ‘restos arqueológicos muy interesantes' que, según Pastor precisan de más estudio por parte de los geofísicos locales, se encuentran también unos montículos que han sido aplanados.

‘El Caño' fue descubierto por el norteamericano Hyatt Verrill. En el lugar se levantó el denominado Templo de los Mil Idolos, erigido por una cultura que floreció en el año 800 D.C.

Verrill extrajó algunas de las piezas que encontró y que luego fueron trasladadas al Museo del Indio Americano de Nueva York. En ‘El Caño' quedaron algunas muestras de tumbas y ‘piezas en basalto de considerables dimensiones', según el sitio web del Instituto Nacional de Cultura.

CARENCIAS ARQUEOLÓGICAS

Para continuar los estudios, Pastor subrayó que se necesita de más equipos y profesionales. ‘Si un magnetómetro no se pueden hacer buenas prospecciones para geofísica. Hay que comprar uno o dos de estos equipos, para arqueología, medio ambiente, ingeniería civil, para detectar las zonas de contaminación, etc', precisó.

Se trata de un equipo cuyo costo oscila, de acuerdo con estimaciones del geofísico panameño Alexis Mojica, entre los 35 mil y 40 mil dólares. Mojica, quien se inició en la geofísica en el 1995, precisamente durante una visita de la ‘escuela' al Istmo, comentó que un equipo para prospecciones electromagnéticas costaría aproximadamente 20 mil dólares, mientras que un georadar podría alcanzar los 18 mil dólares.

Destacó que sería una inversión cuyos beneficios se extenderían a áreas más allá de la arqueología, como la agricultura, la geología o, incluso, a los estudios hidrobiológicos, destinados a conocer las dinámicas de las aguas y los niveles de contaminación en los subsuelos.

Más allá de la falta de equipos, tanto Pastor como Lezcano concidieron que hace falta una ‘masa crítica' de geofísicos. ‘Es necesario establecer un pequeño núcleo de nuevos geofísicos... Está el caso de Mojica, pero hacen faltan más', advirtió el científico francés.

De acuerdo con la directora de Patrimonio Histórico, la ‘Escuela de geofísica aplicada a la arqueología y medio ambiente' es posible gracias a un convenio entre la Universidad Tecnológica de Panamá, la Universidad Pierre y Marie Curie y la Universidad de Toulousse para concretar una serie de prospecciones geofísicas. Explicó que se emplean ondas electromagnéticas para apreciar lo que hay en el subsuelo, señalando aquellas secciones que resulten interesantes para llevar a cabo prospecciones arqueológicas de una manera más eficiente.

Por su parte, Pastor lamentó que su equipo no haya tenido más tiempo para completar las prospecciones, especialmente en sitios como El Casco Viejo, donde se realizaron estudios en la Catedral Metropolitana y en las ruinas Compañía de Jesús. ‘Se necesita una semana de prospección, para después ver y analizar los datos. Luego hay que escoger en qué lugar se van a realizar prospecciones nuevamente. Los tres día que pasamos en el sector fueron un inicio al conocimiento del Casco Antiguo', expresó.

La ‘Escuela de geofísica' es una iniciativa que anteriormente ha tenido lugar en países como Costa Rica, Nicaragua, Honduras. El semanario taller fue costeado por el grupo de geofísicos frances, quienes pagaron todos los gastos relacionados con su traslado y estadía en el Istmo.

==========

‘Pienso en algunos lugares donde se pueden hacer prospecciones finas, muy interesantes para después excavar',

LOUIS PASTOR

DOCTOR