La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Cultura

Los nuevos espacios locales

Lo local llegó para quedarse, hay cada vez más gente creando cosas, vendiendo cosas y comprando cosas

Los nuevos espacios locales

Las tendencias son cosas que solo pueden percibirse cuando logra tomar algo de tiempo y de distancia, como los patrones en una tela cuando uno está demasiado cerca son muy difíciles de ver.

Panamá siempre ha sido un país donde es fácil encontrar productos de todas partes del mundo, gracias en gran medida a que somos un cruce de caminos; las mercaderías terminan pasando por aquí lo cual abarata su logística. Normalmente esto puede ser muy positivo para los consumidores, ya que les permite acceder a todo tipo de productos de calidad mundial, a precios relativamente bajos.

Pero esta capacidad tiene su lado negativo, normalmente lo producido localmente no puede competir con las economías de escala, por lo cual la producción local se desincentiva. La tendencia generada era pues la de vender las empresa de producción local, a empresas regionales más grandes, las cuales en muchas ocasiones dejan la parte de distribución en operación, pero por manejo de costos se llevan la producción a otros países.

Cuando hace algunos años hicimos el primer ‘mercado culturoso' como parte del esfuerzo de nuestra articuladora e incubadora de empresas creativas y culturales @openartspty, pusimos una condición que se mantiene hoy día, no se podía vender nada que no fuese local; le deciamos la política del ‘no covers'. Muchos se quejaron pues ya en otros espacios donde se hacía venta de este tipo de artículos, era normal tener productos traídos de afuera.

Nuestro punto no era negociable, queríamos tener cosas que fuesen hechas por los creadores locales, desde poemas hasta tejidos, pasando por música o agendas.

Desde esos primeros ‘mercados culturosos' hasta hoy ya han pasado algunos años, y vemos con alegría que se ha gestado un movimiento de amor por lo hecho aquí, por las cosas hechas a mano. En el mundo se ha visto un giro en las generaciones más jóvenes, las cuales desean sentirse representadas por las cosas que compran o consumen, por lo cual algunas marcas se han vuelto globales y algunos nichos de mercado se han vuelto ‘ultra locales'.

Hace un par de días terminó el Macro Fest y me encantó constatar que la tendencia es ahora irreversible, vi mucha gente joven creando cosas, muchos otros comprando lo que ellos crean, vi músicos locales en concierto, escritores, diseñadores, productores... en fin, creo que ahora viendo las cosas con tiempo y algo de distancia, se comienza a vislumbrar un patrón más claro; lo local llegó para quedarse y las personas han comenzado a ver valor en el hecho de consumirlo. La identidad es algo que se construye de forma dinámica y es muy probable que en algunos años, muchos de los productos que hoy vemos nacer, harán parte de ella.

==========

‘Desde los primeros mercados, vemos que se ha gestado un movimiento de amor por lo hecho aquí, por las cosas hechas a mano