Panamá,25º

11 de Dec de 2019

Cultura

Obama, ‘The man of the hour'

Superó su propia proeza y a pocos meses de dejar el cargo se aseguró reconocimiento por mérito propio

¿Qué bolá, Cuba? Con esa coloquial pregunta aterrizó esta semana en La Habana el presidente de EE.UU., Barack Obama, que se llevó a la isla a las hijas, la esposa y hasta a la suegra, para formar parte juntos del capítulo de la historia de occidente que definitivamente llevará su nombre.

Sin muchos aspavientos, el hombre más poderoso del planeta cumplió la apócrifa profecía que se le atribuye al propio Fidel Castro: ‘Estados Unidos vendrá a dialogar con nosotros cuando tenga un presidente negro y haya en el mundo un papa latinoamericano'.

Que tales rarezas se hayan dado, si esa hubiera sido la advertencia escéptica del líder revolucionario, que ha tenido que vivir largo para verlo, no le quita méritos a Obama.

Con el peor de los nombres posibles para el escenario de enfrentamiento creciente con el fundamentalismo musulmán en el que le ha tocado gobernar, Barack Hussein Obama ha superado con criterio y altas dosis de carisma una y más de las muchas vicisitudes de su mandato.

Cierto es que casi antes de empezar, ya tenía de su lado un Nobel de la Paz, concedido prematuramente, según algunos, pero aplaudidos por los que consideraban que bastante tenía con haber ganado las elecciones en un país segregacionista de origen y porque secretamente se pensaba que no duraría mucho... Repitió mandato, sin embargo y su reelección fue augurio de mejores tiempos para la conciliación y el diálogo liderado por EE.UU., como así ha resultado.

Cumplidos siete de sus ocho años de administración, Obama parece estar disfrutando el paseo y en esta etapa de salida se permite licencias que no dejan de ser entrañables, por lo menos para la prensa, propia y ajena, que casi unánimemente respalda su faceta familiar, su carácter jovial y su desenfadado estilo.

El primero de los presidentes estadounidenses en manejar su propia cuenta de Twitter, plataforma que cumplió diez años el pasado lunes, se presenta primero como padre, luego como esposo y en honroso tercer lugar: 44th president of the United States of America. Y si en esta época de redes sociales, el perfil de Twitter define al hombre, hay que destacar que el avatar @POTUS (Presidente of the United States) tiene 6,864,240 seguidores, y su primer ‘tuit' desde La Habana recibió 58K ‘favoritos' y 34K ‘retuits'.

Obama sigue solo 72 perfiles, entre los que llaman la atención, además de su gabinete y su esposa, los principales equipos deportivos de Chicago, ‘la ciudad de los vientos', donde enseñó leyes y ejerció como abogado especialista en derechos humanos, antes de entrar en la política, en 1997, cuando fue elegido senador por el estado de Illinois.

Lo demás, podría decirse, ya está contado, pero lo cierto es que este hombre de 54 años, que ha empezado a ‘peinar canas' en la Casa Blanca, hijo de padres divorciados, de herencia africana e inglesa y nacido en Hawaii (el primer presidente de ese territorio insular) no deja de sorprender.

Obama se prestó gustoso a formar parte del más popular programa de humor de la televisión cubana, ‘Vivir del cuento', y finalmente contestó la muchas veces repetida llamada de ‘Pánfilo', el personaje que todos los lunes se permite ciertas críticas al sistema y a menudo utiliza en sus monólogos las complejas relaciones entre Cuba y EE.UU..

‘No traiga muchas maletas, que luego en el aeropuerto, en la aduana, eso se enreda y demora en salir', le dice ‘Pánfilo' a Obama, a quien además ofrece recogerle en un Moskovich, la versión cubana de ‘La Bestia', dice.

El presidente concluye la conversación telefónica con un ‘Nos vemos en La Habana', en perfecto español, después de haber salpicado un par de frases más del argot habanero, que, según los productores del programa, él mismo incluyó al diálogo acordado.

Como antesala de esta distendida faceta del presidente de la primera potencia del mundo, hace casi ya un año Obama asombró a todos en la tradicional ‘cena de corresponsales' de la Casa Blanca, acompañándose de un ‘traductor de rabia', dejando antes establecido que la prensa le consideraba un gobernante ‘mellow'. Además de hacerse cargo de las otras ‘etiquetas' que le han colgado desde que ejerce el cargo: arrogante, condescendiente...reconoció que ser 'ser mulato (blackish) solo te hace popular hasta un punto'.

‘Más relajado que nunca', en el último cuarto de su mandato, se declaró determinado a sacar el mayor provecho del tiempo que le queda. Y parece que lo está haciendo.

De La Habana viajó a Buenos Aires, donde una vez más hizo gala de que ha estudiado bien y respeta la historia de lo que para algunos de sus antecesores no era más que el "patio trasero" y dejó claro, tras los últimos atentados terroristas de Bélgica, de los que supo en suelo argentino, que su apuesta política es por un mundo en el que sus hijas, "que están creciendo demasiado rápido", puedan vivir y viajar sin miedos.Los suyos parecen quedar atrás.

Si ser presidente no ha sido fácil, como ha recalcado en más de una ocasión, aseguró, también en Argentina, que, desde la autocrítica, pero con la certeza de haber trabajado con "honestidad e integridad", deja pocos asuntos pendientes (bucket list), como ver una mujer al frente del gobierno de su país o conseguir la conciliación partidaria sobre la igualdad de derechos de sus conciudadanos. "No me avergüenzo de lo que he hecho ni lo que he dicho en siete años y medio de gobierno", sostuvo en la rueda de prensa con la que cerró la visita oficial junto al recién elegido presidente Mauricio Macri. Tal vez no sabía en ese momento, ni nosotros tampoco, que todavía le iba a tocar bailar tango, difícil danza, triste y sensual, con la que definitivamente conquistó el amor de América Latina. Ha sido valiente, ha sido humilde y como está de salida, se le consiente casi todo.

==========

‘En la página oficial de La Casa Blanca (www.whitehouse.gov) la presentación del presidente Obama arranca con la definición de, la suya, como ‘la historia americana'. Patriotismo, sólidos valores familiares de clase media, educación y trabajo duro, la fórmula del ‘sueño americano', junto con el compromiso de ayudar a los demás.

==========

INQUILINO EN LA CASA BLANCA

Barack Hussein Obama nació en Hawaii, EE.UU., el 4 de agosto de 1961.

Su padre es de Kenia y su madre de Kansas.

Se conocieron cuando eran estudiantes y se divorciaron poco después de su nacimiento.

Creció con sus abuelos paternos y tiene una media hermana.

Estudió derecho y se especializó en legislación sobre derechos humanos.

Está casado con Michelle Obama y tiene dos hijas, Malia y Sasha.