Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Cultura

Tabú, el gusanillo del prejuicio

La palabra ‘tabú' hace referencia a alguna prohibición, algo que se considera debe permanecer oculto

La palabra ‘tabú' hace referencia a alguna prohibición, algo que se considera debe permanecer oculto, ya sean conductas, acciones, inclusive personas, esto por ser tachadas de indebidas o inmorales por algunas sociedades ya por razones culturales (jerarquizaciones y ordenamientos sociales) o religiosas (pretextos divinos).

Pareciese que no hay cabida a libertades, ni al criterio propio cuando al romperse un tabú quien lo hace queda sujeta a la discriminación, violentada o señalada por la condena pública.

Por lo antes dicho es evidente que los tabúes van contentamente de la mano de los prejuicios, son una manera estructurada de los mismos, pues implica formularse una idea u opinión (cabe decir también sentimientos) de una situación o alguien de antemano, creando así una barrera entre ese alguien o algo. Barrera que no en todo caso es de descarte, sino también de conveniencia, pues da pie a la dominación e inequidad sin remordimiento, dado que utiliza el prejuicio como justificación. No es casualidad que los grupos o personas que son más cargados de prejuicios y tabúes sean quienes ocupan espacios de marginalidad y empobrecimiento y sean las menos visibles en los espacios de opinión y en los de decisiones.

Por temor a lo diferente o por creer que la visión propia es la única posible, nos limitamos, puesto que al asumir a priori planteamientos de otros caemos en una consciencia subordinada, no solo irracional, sino carente de empatía, deshumanizante, al negarnos la oportunidad de aprender, crecer o convivir con lo diferente, que es todo, somos todas y todos.

COLUMNISTA