Temas Especiales

25 de Jun de 2022

Cultura

Toque asiático en el verano parisino

La Semana de la Moda de París, que corresponde a la temporada de primavera-verano 2017, contó con intervenciones de China y Japón

Desde hace varios años, las casas de moda europeas buscan hacerse de espacios en los mercados de China y Japón.

Por ello, no es de extrañar la creciente presencia de diseñadores de esos países en las pasarelas europeas.

Es así que en esta última Semana de la Moda de París, varios diseñadores asiáticos mostraron sus propuestas para la primavera y verano de 2017.

La diseñadora china Masha Ma fue una de las que desfiló en París. En su colección destacaban las botas altas, piezas ‘oversize' y focos de color y brillo plateado.

El reconocido modisto japonés Yohji Yamamoto también presentó sus propuesta para el verano con modelos en siluetas asimétricas, botas militares y el cuerpo femenino envuelto en retazos negros.

De la mano de la tecnología, Yoshiyuki Miyamae, de la casa de modas japonesa Issey Miyake, mostró diseños tridimensionales utilizando la herramienta textil 3D Steam Stretch, en la que la tela forma estructuras rígidas al exponerse al vapor.

Además, empleó la más reciente innovación de Issey Miyake, Baked Stretch. Se trata de una tela que ha sido horneada y toma una forma ondulada y textura suave.

El look futurístico vino con Anrealage, de la diseñadora japonesa Kunihiko Morinaga. Con la colección titulada ‘Silence' (Silencio), vistió a las modelos con combinaciones en blanco y negro, y cascos parecidos a los de motocicleta.

Por su parte, la casa de moda taiwanesa Shiatzy Chen, fundada por Wang Chen Tsai-Hsia desfiló con una propuesta que mezcla la silueta de occidente con los tradicionales bordados chinos.

Otra diseñadora china que se decantó por su cultura para sus creaciones fue Xiong Ying, durante su debut en París.

Dentro de la colección resaltaron las mezclas de tejidos como la seda, bordados, motivos pintados a mano, detalles de plumas y cuellos estilo mandarín.