Temas Especiales

27 de May de 2020

Cultura

Entender el ‘consumo racional'

En esos días estábamos en campaña de ahorro de agua y los comerciales nos invitaban a todos a hacer un uso racional del recurso

Entender el ‘consumo racional'
Entender el ‘consumo racional'

Hace algunos meses andaba en mi bicicleta camino a la oficina, cuando note que una persona en el frente de una casa estaba ‘barriendo' con la manguera, es decir usaba el chorro de agua para barrer la basura.

En esos días estábamos en campaña de ahorro de agua y los comerciales nos invitaban a todos a hacer un uso racional del recurso.

Pare un momento y le dije a la persona en cuestión que recordase el ahorro de agua y le recomendé usar una escoba. Lo hice muy calmado para no generar complicaciones, fue entonces cuando esta persona se molesta y me increpó que no me metiera en lo que no me importa y que ella tenía ‘con qué pagar el agua y se gastaba su plata como le diese la gana'.

Recuerdo esta anécdota justo esta semana, que tiene un día dedicado al consumismo desaforado, pues creo que tiene varios puntos en los que podemos meditar por un momento.

El primero es el hecho de tener claro que aunque yo tenga con qué pagar algo, no quiere decir que no deban importarme las consecuencias de mis actos. Estamos llegando a un momento en el mundo, en el que aunque tengamos con qué pagar los recursos, es posible que no existan para comprarlos: agua, árboles, aire... Son cosas que no debemos depredar, es inmoral hacerlo.

El otro hecho es asumir que no deben importarle estas cosas. Uno de los problemas que tenemos hoy es la indiferencia.

No puede ser que la única forma que algo nos importe, se solo si nos afecta a nosotros directamente, cuando alguien está enfermo en una familia, toda la familia sufre.

No es muy difícil darse cuenta que todos somos una ‘gran familia' y el hecho de que tengamos conciudadanos con problemas, debería alertarnos a todos.

Por último, debemos estar claros que vivimos en un momento clave para esta sociedad, debemos encontrar una forma racional de consumir los recursos. Solo así podremos garantizar un futuro para toda la ‘familia humana'.

El hecho de poder comprar algo no nos autoriza a desperdiciarlo, debemos ser conscientes que hay otras personas que tal vez están urgidas por ese recurso.