Temas Especiales

10 de Apr de 2021

Cultura

Las huellas francesas en Panamá, a través del lente

Una propuesta del embajador francés llevó a la fotógrafa Sofía Verzbolovskis a retratar la influencia del país europeo en el Istmo

Sofía Verzbolovskis es panameña, pero reside en Nueva York. Hace poco más de una semana regresó al Istmo y viajó a Colón, para fotografiar la construcción del Puente Atlántico, un proyecto liderado por franceses.

Tres días después, esas imágenes colgarían de las paredes de la Alianza Francesa, durante la inauguración de la exposición fotográfica ‘Huellas Francesas en Panamá'.

Hasta el 15 de febrero, este espacio recogerá los vestigios de la influencia francesa en Panamá desde el lente de Verzbolovskis. Pero además, manifestará la expresión actual y futura del país europeo que hizo sentir su presencia localmente, desde la época del Canal Francés en el siglo XIX.

La idea de retratar las huellas francesas en Panamá surgió en octubre de 2015, a raíz de ‘La Tacita de Oro', una exposición de la fotógrafa sobre la ciudad de Colón, que impresionó al Embajador de Francia en Panamá, Philippe Casenave.

‘Nos salió esta idea una noche aquí en la Alianza Francesa, en la exposición fotográfica de Sofía hace un año', relata Casenave.

Su propuesta era que la joven capturara con su cámara las influencias francesas tanto históricas como actuales en Panamá. Verzbolovskis, sin saber mucho acerca del tema, asumió el reto.

LOS PRIMEROS FRANCESES

Esto la llevó a espacios que preservan la esencia de días ya extintos, de épocas menos prósperas en la relación entre ambos países.

Entre ellos, el Cementerio Francés en Paraíso, utilizado entre 1880-1889, a raíz de la llegada de los franceses y franco-antillanos para la construcción del Canal; la estatua de Ferdinand de Lesseps, los monumentos a los zapadores del Canal Francés en el cementerio de El Chorrillo o parte de la estatua de Lucien Napoleón Bonaparte Wyse en la Plaza de Francia.

LA HUELLA HUMANA

Aunque descubrió facetas que no conocía acerca de la historia de su país durante el proceso, para la fotógrafa lo más poderoso del encargo fue atrapar el aspecto humano.

Buscó descendientes de esos primeros franceses o franco-antillanos y se topó con otros que habían llegado más recientemente al Istmo y hecho de Panamá su hogar.

Esta búsqueda la llevó a conocer una variedad de personas, desde artistas, profesores o chefs hasta hijos de los primeros guadalupeños o martiniqueses del país.

Algunos, personajes reconocidos, como la diseñadora de ropa francesa Hélène Brebaart, cuyos diseños tienen influencia guna; la artista Isabel de Obaldía o el historiador Omar Jaén que se educó en Francia y cuya esposa Jacqueline es originaria de allá.

EL AYER EN LA ACTUALIDAD

Una experiencia clave, reconoce, fue cuando se encontró con los miembros de la asociación ‘La Fraternité', conformada por los descendientes de las islas caribeñas de influencia francesa.

De ellos ha obtenido retratos, pero también una ventana al pasado, desde la actualidad. En una fotografía, Ethel Elena Alexander sostiene entre sus manos morenas y arrugadas el pasaporte viejo de su padre, nacido en Martinica.

‘République Française', se lee en la portada. Por dentro, escrito a mano, los datos básicos del hombre de 1903, y su sobria imagen en sepia.

Ethel también revela un libreto del ‘Club Juventud Francesa', en el que se anuncia una cena bailable, para el sábado 27 de julio de 1974 en el Jardín Costa de Oro.

PUENTE AL FUTURO

El proyecto cierra con la dimensión futura, el puente en construcción desde donde se vislumbran los últimos rastros del canal francés.

Un puente que, al mismo tiempo, sirve de nexo entre dos culturas distantes que se descubrieron en el trópico.

‘Es una buena demostración de la calidad de la relación que hay entre Francia y Panamá a pesar de algunos episodios complicados como el Canal', subraya el embajador. ‘La idea es demostrar que a pesar de los obstáculos vamos para adelante, tenemos una profundidad histórica y una proyección que va más allá de los obstáculos'.