La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

Cultura

Panamá necesita más arte, dice Wolfschoon

El director de la galería Diablo Rosso, Johann Wolfschoon, asegura que las crisis del 2017 ‘han sido muy poco plasmadas' en el arte local

El curador de arte Johann Wolfschoon afirma que Panamá necesita más iniciativas artísticas. ‘Es muy necesario que pasen muchos más proyectos relacionados con el arte porque es algo que nos sensibiliza y que necesitamos para ser mejores', dice el director de la galería de arte contemporáneo Diablo Rosso.

El 2017 ha sido un año de ‘muchas incertidumbres' en varios ámbitos, según Wolfschoon. Pero esta recesión ha sido ‘muy poco plasmada en el arte'. ‘En otros países, cuando tienes una crisis, hay una reacción del mundo del arte', advierte el curador.

‘Si en Panamá el arte fuera como el comercio, seríamos un país de primer mundo',

JOHANN WOLFSCHOON

CURADOR Y DIRECTOR DE LA GALERÍA DE ARTE CONTEMPORÁNEO DIABLO ROSSO

Los logros del arte panameño este año incluyen el afianzamiento de la galería Antítesis, la calidad de las exposiciones del espacio LUPA y el proyecto itinerante de talento emergente Arte Nómada, de acuerdo con el director de Diablo Rosso, cuyas declaraciones surgen a propósito de la apertura de la nueva sede de la galería, ubicada ahora frente a la popular Plaza Santa Ana, donde se exhibe la colectiva ‘Keep the lights on', con obras de José Lerma, Donna Conlon, Ingrid Cordero y Fabrizio Arrieta.

En tanto a la exposición que más le conmovió este año, Wolfschoon menciona ‘Pequeña ausencia' de Mariana Núñez Haugland en Papaya Planet Art Space, ‘por lo personal y duro del tema' —la infertilidad—, al que le dio vuelta ‘con humor y un notable grado estético'.

‘Lo que más me sorprendió este año fue el Museo de Arte Contemporáneo con la muestra LARA 2017, que tiene auténticas joyas como la obra de Adán Vallecillo (Honduras)', agrega el curador de arte.

Sin embargo, Wolfschoon contrasta que para que el arte no sea ‘el patito feo' del país, sino una extensión de la cotidianidad, aún falta mucho camino por recorrer: ‘Si en Panamá el arte fuera como el comercio, seríamos un país de primer mundo'.

‘En los malls hemos tenido todas las marcas mundiales, pero en temas culturales estamos muy lejos de eso', señala el director de Diablo Rosso.

Finalmente, Wolfschoon sostiene que la mudanza de Diablo Rosso frente a la Plaza Santa Ana ha sido un gran paso para la galería, en su afán por difundir el arte contemporáneo. El edificio nuevo, con vitrinas grandes para enseñar las obras expuestas, permite dar a conocer algo de arte contemporáneo a una población a la que no le llegan expresiones de este tipo por otros medios.

‘Es literalmente una galería. Estas muestras, que se exhiben también en museos, son elementos que te ayudan a formar una visión estética de la vida', asegura el curador. ‘Pero si has vivido toda tu vida alejado de eso, porque no has tenido la facilidad, digamos que tienes un vacío en tu vida', añade.

Al coctel inaugural de la muestra colectiva ‘Keep the lights on' llegaron menores de edad y vecinos de Santa Ana, recuerda Woflschoon. ‘Ahora hay niños que van a mirar el video de Donna, o hablan con sus amigos sobre cuál es su obra favorita. Eso ha sido algo sorprendente y que ha facilitado el proceso para que los vecinos del área entren a la galería sin miedo', concluye el director de Diablo Rosso, cuyas puertas están abiertas para todo público y de manera gratuita.