La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Cultura

Cuando el jazzista y el público se unen

En el jazz, la improvisación es la parte de un concierto que permite al intérprete y la audiencia estar juntos en un mismo momento, dice el saxofonista Marco Pignataro

El saxofonista y educador Marco Pignataro describe la improvisación en el jazz como un instante en el que el intérprete y el público se funden. ‘Es la parte que nos hace a todos estar juntos en un mismo momento', dice el compositor originario de Boloña, Italia.

Las palabras de Pignataro surgen a propósito de su presentación en el XV Panama Jazz Festival (PJF) que se inicia el 15 de enero, donde, además de improvisar libremente con su cuarteto de músicos, interpretará canciones de su álbum por estrenar, Almas antiguas .

‘En este disco le he puesto atención a la melodía, siento que es algo que se ha perdido en el jazz ', afirma el intérprete y director del Global Jazz Institute de Berklee College of Music.

‘En el PJF la música se trata como un ejemplo para el mundo, y no solo como entretenimiento',

MARCO PIGNATARO

SAXOFONISTA Y DIRECTOR DEL GLOBAL JAZZ INSTITUTE

Almas antiguas es una obra en la que se encuentran influencias mediterráneas y latinas para dar a conocer una visión de la música a través del jazz , según el autor.

Pignataro, quien abrirá en el PJF la presentación del maestro pianista Chucho Valdés, asegura que antes encontraba inspiración para componer sus piezas escuchando a otros saxofonistas y trompetistas.

Pero ahora, que ha enfocado su producción en las melodías, escucha canciones en las que destacan los cantantes. Le sorprende cómo ellos, con tan solo cantar una melodía a capela, causan una impresión en la audiencia.

‘En Italia, desde la música clásica hasta la popular la melodía siempre es primordial. Eso influencia la manera en la que escribo música en estos momentos, con un contexto melódico muy fuerte', detalla el autor de temas como ‘Sofia's heart' o ‘Homesick'.

EL JAZZ, MÁS QUE UN GÉNERO

Pignataro cita al legendario jazzista Wayne Shorter cuando quiere definir lo que significa el jazz para él: ‘Para mí el jazz significa: yo te reto'.

‘Para mí el jazz es mucho más que un estilo', dice. De hecho, su papel en el Global Jazz Institute es enseñar la complejidad del significado de esta palabra que va más allá de la música: ‘Duke Ellington, Charlie Parker, todos los que pertenecieron a ese contexto cultural e histórico muy relevante nos enseñan que el jazz es un espíritu de creación, libertad e innovación', agrega el compositor.

En su presentación en Panamá lo acompañarán en tarima Terri Lyne Carrington, en la batería; Ben Street, en el bajo; y Lefteris Kordis, en el piano. Un reencuentro con el público panameño, ya que la primera vez que el saxofonista tocó en el PJF fue en 2005, cuando presentó su primer disco.

‘El PJF tiene un significado que va mucho más allá de Panamá y del jazz , porque es un evento de congregación social, en el que se habla de música con la excusa del jazz ', dice Pignataro, quien desde su primer recital en este festival ha asistido a todas las ediciones del PJF.

Durante una semana, artistas de todo el mundo comparten valores sociales y de democracia que trascienden la música. ‘En el PJF la música se trata como un ejemplo para el mundo, y no solo como entretenimiento', sostiene el compositor e intérprete.

Entre los colegas con los que ha compartido escenario, están Eddie Gomez, Joanne Brackeen, Danilo Pérez, George Garzone, John Patitucci, Rufus Reid, Kenwood Dennard, Antonio Sánchez, Ben Street, Billy Drummond, Billy Hart, Victor Lewis, Clark Terry y Jon Faddis. Mientras que, su labor como educador empezó en 2009, cuando Pérez creó en Boston el Global Jazz Institute.

‘En el Global Jazz llevamos a los estudiantes a festivales, les llevamos a los grandes artistas y es bastante práctico', comenta Pignataro. El verdadero reto es ‘crear continuidad en el aprendizaje de los músicos'.

Para lograr esto, han creado programas como uno que hay en Panamá. ‘Tenemos un intercambio que cuando los estudiantes se gradúan tienen la opción de ir a la Fundación Danilo Pérez y estar en acción tocando, enseñando y poniendo en práctica los valores que han aprendido', concluye el compositor y educador.