La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Cultura

El ‘grooming' no da tregua a la sociedad

Frente al ciberacoso a niños y adolescentes, profesionales brindan consejos para proteger la integridad de los menores de edad

Más allá de que cada vez hay más concienciación al respecto, el grooming sigue siendo una de las peores amenazas de internet a la seguridad e integridad de los niños, por lo que los padres deben permanecer alerta y tomar medidas para prevenirlo, tanto con sus hijos, como con otros menores.

Prueba de que el grooming es una amenaza constante para los menores, es la detención de cerca de 50 personas miembros de una red de distribución de pornografía infantil a través de la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp que se desarrollaba en quince países, incluido Panamá.

‘Para protegerlos, uno de los primeros pasos es poder tener acceso a los perfiles de los infantes en las diferentes redes sociales'.

CAMILO GUTIÉRREZ

JEFE DEL LABORATORIO DE INVESTIGACIÓN DE ESET

La operación, puesta en marcha por la Policía Nacional española, en conjunto con Interpol y Europol, se realizó a mediados del 2017 y dio con la captura de un persona en Chilibre, que comercializaba los videos hacia España.

El pedófilo se ganaba la confianza con los menores a través de las redes sociales como Facebook e Instagram, es decir inició con el grooming (una situación en la cual un mayor se hace pasar por un menor para ganarse la confianza de otro y lentamente lo va manipulando para abusar de él), para terminar en sexting (recibo y envío de imágenes pornográficas de menores de edad).

Ante esta amenaza a la integridad y seguridad de los infantes, no se debe mirar hacia otro lado.

RECOMENDACIONES

‘Para proteger al menor, uno de los primeros pasos es poder tener acceso a los perfiles en las redes sociales de los niños. Esto, lejos de ser algo intrusivo, es vital para que pueda revisar sus configuraciones de privacidad y verificar cuestiones más puntuales como la lista de amigos', aconseja Camilo Gutiérrez, jefe del Laboratorio de Investigación de ESET, compañía de seguridad informática.

De esta forma se podrá evitar el contacto con desconocidos, como también que sus fotos, estados y demás datos, solo puedan compartirse con amigos y contactos reales y de confianza.

Al respecto de la recomendación de Gutiérrez, Ilka Reyes Navarro, psicóloga clínica, apunta que ante una situación de riesgo ‘los padres deben emplear todas las medidas de protección'.

‘Se recomienda que si los hijos son adolescentes o jóvenes, el padre dialogue acerca de estas medidas, como por ejemplo la de tener contraseña o acceso a las redes sociales, para que en un futuro no hayan desacuerdos', dice Reyes.

También es importante que el padre sea un amigo o seguidor de sus hijos en Internet. ‘Este punto suele estar menospreciado, no obstante, es algo que te permitirá ver qué publican y comparten. Y no hablamos solo de fotos, sino también estados, datos, ideas, pensamientos, etc. Asimismo, podrás advertir quiénes comentan o interactúan en sus publicaciones, posibilitando detectar contactos desconocidos', afirma Gutiérrez.

Añade que ‘idealmente, la computadora debe estar en un ambiente común en la casa, desde donde cualquier miembro de la familia pueda ver la pantalla. De esta forma, se puede detectar rápidamente cualquier situación extraña'.

Coincidiendo con Gutiérrez, la psicóloga asevera que esta medida se torna incómoda para los hijos una vez ingresados a la adolescencia, sin embargo, señala Reyes, ‘las medidas son para proteger a ese ser querido, por lo que deben ser dialogadas y empleadas, dependiendo el grado de confianza que el hijo se haya ganado pueden ir cambiando'.

Otra regla importante, dice Gutiérrez, ‘es que en caso de que hayan conocido a alguien en línea y quieran verse con esa persona, siempre deben ir acompañados del padre u otro adulto'.

Otra manera de proteger a los infantes son las herramientas de control parental, útiles para filtrar sitios que tienen contenido que no es apropiado para sus hijos. Asimismo, es posible configurar una cantidad de tiempo en el que puedan navegar por Internet.

Más allá de acciones puntuales, lo más importante es poder tener un fuerte vínculo de confianza para dialogar abiertamente con los hijos de lo que puede suceder en internet.