La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Cultura

El japonés Kore-eda, Palma de Oro de Cannes

El director se alza en el festival con su filme ‘Manbiki kazoku’ (‘Shoplifters’), una sensible y emotiva historia

El director Hirokazu Kore-eda con su Palma de Oro

El japonés Hirokazu Kore-eda se llevó hoy la Palma de Oro de Cannes por Manbiki kazoku "Shoplifters", una dura y poética crítica social en una edición muy política del festival, que acabó con un palmarés en el que se han premiado historias sobre el racismo, la inmigración o la falta de libertad.

Kore-eda, uno de los cineastas habituales de Cannes, ya había ganado el Premio del Jurado en 2013 y hoy consiguió la quinta Palma de Oro para un cineasta japonés por una película que fue muy bien recibida por su mezcla de tragedia, ternura y comedia, lo que le situó entre los favoritos para hacerse con el galardón.

El japonés dedicó el premio a dos cineastas ausentes en esta edición por estar arrestados en sus países, pero que compitieron con sus filmes: el iraní Jafar Panahi y el ruso Kirill Serebrennikov.

Mientras que Spike Lee, que ganó el Gran Premio del Jurado por "BlacKkKlansman", mantuvo el tono de humor crítico de su película al dedicárselo a la gente de la República de Brooklyn, Nueva York.

Un galardón que reconocía la valentía del director para tratar con mucho humor y un punto de locura un tema tan serio como la discriminación racial en Estados Unidos a través de la historia del primer policía negro de Colorado Springs en los años setenta.

Otra historia muy política y social, "Capharnaüm", sobre los niños sin papeles ni identidad, de la libanesa Nadine Labaki, se llevó el Premio del Jurado.

Labaki dio el discurso más comprometido de los ganadores al señalar que el cine tiene el poder de cambiar algo y que todos los que estaban en la sala debían trabajar para lograrlo.

"No podemos continuar dando la espalda al sufrimiento de los niños, no sé cuál es la solución, no la tengo", dijo la realizadora, que lamentó que ni siquiera sabe cuál será el futuro, cuando regrese a su casa, del protagonista de su película, Zain Alrafeea, que es inmigrante ilegal sirio en Libia.