30 de Sep de 2022

Cultura

‘Un reconocimiento a la música de Panamá'

Para los integrantes de la agrupación Afrodisíaco, la nominación al Grammy Latino en categoría álbum folclórico es una gran oportunidad de que nuestra música trascienda y sea considerada patrimonio de la humanidad

Miroslava Herrera miraba impávida la pantalla de su computadora mientras trataba de asimilar la noticia que había recibido. Uno de los técnicos del estudio de grabación donde fue producido ‘Viene de Panamá' le había enviado un screenshot donde aparecía este disco como uno de los nominados al Grammy Latino en categoría álbum folclórico. A pesar de la insistencia del productor, ella no concebía que esto fuese verdad. Ante la prueba, procedió a llamar a su compañera de fórmula, Tatiana Ríos. Ella estaba fregando los trastes del desayuno. ‘Fuimos nominados', le dijo Miroslava y Ríos reaccionó con un grito.

‘La noche anterior me dije que no iba a pensar en eso, porque estamos ocupados en un montón de actividades… no lo podía creer', dice Herrera. Ríos, en cambio, no podía parar de llorar… los demás músicos se fueron enterando poco a poco… la noticia se dio temprano en la mañana y muchos de ellos habían tenido ‘toques', por lo que todavía dormían.

La nominación les cayó como una sorpresa, aunque era algo que ‘activamente estábamos buscando porque hicimos un disco con muchísimo esmero, luego la promoción con los medios, la disquera, un trabajo para que ese disco fuera conocido y escuchado… entonces, a través de la disquera se presentó la candidatura a la nominación', explica Herrera.

Obviamente, las perspectivas cambian, aunque todavía no hay un camino claro. ‘No sabemos en qué medida, hacia dónde ni qué va a suceder', dice Ríos. ‘Imaginamos que sí, cambiará en algo, nosotros estamos buscando mejores oportunidades en festivales en Europa y Estados Unidos, y sin duda esto podría representar una apertura para que esto se dé a otra velocidad, pero a ciencia cierta no lo sabemos, para nosotros también es una novedad', agrega.

Los miembros de la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación son los encargados de nominar y votar. ‘Eran unos 14 mil discos en 49 categorías. Destacar entre ese mar de discos… llevan la ventaja los que más han sonado, los que más se recuerdan, los que tienen más recurso invertido', establece Ríos. ‘Algunas invierten cientos de miles de dólares… nosotros hicimos nuestro trabajo, con poco dinero metálico, pero con muchos amigos, ha sido un trabajo de comunidad, de colaboración, de mucha fe, tanta así como dinero tienen otros', asegura Herrera. Eso, consideran las vocalistas de la agrupación, ha hecho un gran aporte.

VIENE DE PANAMÁ

Para Tatiana Ríos, ‘Viene de Panamá' es un disco que está hecho con mucha mística, una profundidad que de alguna manera se ve reflejada en lo que musicalmente se hace. ‘No se puede hacer un disco de folclor o de tambor, siendo que nosotras no somos originarias de esas poblaciones, sin compenetrarnos, sentir y saber qué es lo que ellos sienten, qué es lo que ellos viven, con ese respeto, y por eso es que yo creo que suena tan bonito', afirma.

Ha influido además, la alianza que hicieron ‘con los músicos correctos para lograr transmitir esa sonoridad, ese nivel de detalle con el que grabamos, y lo que toma en cuenta la academia es la calidad musical y de grabación y nosotros cuidamos todos los detalles', sostiene Ríos. Para la vocalista, no solo se cuidó la técnica, sino que se le puso mucha dedicación y entrega a ese trabajo, lo que se vio reflejado en el producto final. ‘Si bien no tenemos esos cientos de miles de dólares, sí tenemos esa riqueza y esas ganas por hacer un trabajo folclórico con calidad de exportación, que tenga ritmos y arreglos musicales que abarquen a todo el país', agrega.

‘Viene de Panamá es un disco en el que puedes conocer a Panamá, donde hay una raíz importante del tambor que viaja en el tiempo y en la geografía', asevera Herrera. ‘La producción empieza con música congo, una de las expresiones más antiguas de folclor en Panamá y que tiene una razón importante como el vehículo de la liberación del hombre esclavo, su método de comunicación, su método de desahogo', detalla.

‘El disco tiene eso, es una manera de narrar a Panamá, una manera de narrar al ser humano y no es nada aburrido. Es divertido, es tambor',

MIROSLAVA HERRERA

AFRODISÍACO

A través de la música, la producción narra esas instancias en las que el hombre va alcanzando su liberación física y espiritual. Pasa al bullerengue y con eso se desplaza de Colón a la selva de Darién, no sin antes darle un espacio al Canal de Panamá, con el tema dedicado a la ampliación de la vía interoceánica que destaca la cualidad que tiene nuestro país de ser ‘puerta, puente y puerto, de que el agua del Canal es su gente'.

El tambor continúa trasladándose y a la vez, transformándose de tambor afro a un tambor panameño que ha sumado las características de los pueblos originarios y de los pueblos europeos, toma influencias y se convierte en un producto que llamamos folclor panameño. ‘Es una mezcla de elementos y va narrando la vida hasta que llegamos al último tema del disco, que es una décima que dedicamos a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, porque al final, eso es lo que queremos, que el hombre, que empieza en el disco siendo esclavo, pueda alcanzar esas 17 cosas que, según las Naciones Unidas, son necesarias para una buena vida', establece. ‘El disco tiene eso, es una manera de narrar a Panamá, una manera de narrar al ser humano y no es nada aburrido. Es divertido, es tambor. Puedes bailar, gozar y meditar al mismo tiempo', resume.

‘Viene de Panamá' fue grabado en 2017 en un proceso muy intenso. ‘Transmitir detalles que para nosotros son muy claros, como la polirritmia, transmitir esos instrumentos tradicionales no es fácil. Toda al cooperación y todo el esmero que tomó por parte de cada uno de los músicos en grabar, en perfeccionar... fue un trabajo bien intenso, así como fue el trabajo de diseño gráfico, el texto, sus mensajes y la propia presentación del disco. Ha tomado mucho esmero y eso es lo que más nos alegra, que ese esmero haya valido la pena, ha sido muy bien recompensado', destaca Ríos.

Pero para la agrupación, más que un reconocimiento a su trabajo en el estudio de grabación, la nominación al Grammy Latino llega a toda esa gente ‘que hace folclor en este país, gente que está haciendo cosas nuevas con el folclor y llevándolo a un punto como ha logrado ser la bachata o el vallenato, que pasan de ser patrimonio de sus pueblos a ser patrimonio de la humanidad. Eso fue para el vallenato, patrimonio de la humanidad. Lograr que nuestra música trascienda las fronteras, es lo que queremos hacer con la música panameña; lo hicimos cuando fuimos a Viña del Mar y ahora con esta nominación. Queremos representar un movimiento de una industria musical que está empezando a madurar en Panamá; todos en el grupo somos parte de esta red de instrumentistas músicos, compositores de Panamá que están representados por la música que estamos haciendo. Esto es un reconocimiento a la música de Panamá', aclara.

La gala de los Latin Grammy se llevará a cabo el jueves 15 de noviembre, pero hasta entonces, Afrodisíaco continúa trabajando en diversos proyectos que no solo involucran presentaciones sino rescate de archivos musicales y la creación de nuevas piezas musicales. ‘Seguimos haciendo música, haciendo cosas para llamar la atención sobre cosas que nos molestan… es nuestra forma de hacer resistencia… nosotros lo hacemos con lo que podemos... lo hacemos con arte', concluye Herrera.