La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Cultura

Juguetes interactivos, consumismo y saturación en Navidad

Profesionales describen las ventajas y desventajas de las nuevas tendencias en obsequios infantiles y recomiendan menos de cinco para los más pequeños

Hablan solos, les late el corazón, caminan, bailan, lloran con lágrimas ‘de verdad', comen papilla, toman su biberón y, algunos, hasta deben ir al baño. Los hay traviesos, divertidos, tiernos y también revoltosos. El auge de los muñecos y muñecas interactivos, lejos de frenarse se mantiene en el mercado.

¿Cuáles podrían ser los beneficios y desventajas de estos juguetes que, según un estudio realizado por Amazon, forman parte de los regalos estrella de esta Navidad?

‘Lo primero es tener claro el sentido que le daremos a la Navidad. Esta fecha es ideal para enseñar valores a nuestros infantes; y los obsequios que ellos desean para esta celebración pueden ser utilizados como un vehículo educativo para mostrarles el valor de las cosas', recomienda Elvira Fuentes, psicóloga clínica.

La profesional explica que una vez aclarado el tema, a la hora de comprar es importante seleccionar juguetes acordes a la edad del infante, quien será su dueño.

‘Todo juguete entregado debe ir acompañado de una plática de los padres para evitar situaciones que, en lugar de darle alegría al infante, le podrían causar problemas o situaciones complejas, como retrocesos en lo aprendido',

ELVIRA FUENTES

PSICÓLOGA

‘Como psicóloga no veo mayores complicaciones con estos muñecos interactivos, si son comprados y tratados adecuadamente. Cada juguete debe tener la recomendación del grupo etario que debería usarlo. Si un niño o niña de 4 o 5 años, quien domina bien el hablar, adquiere uno que balbucea, podría querer imitarlo y esto no sería positivo, por citarte un ejemplo', señala Fuentes, a la vez que detalla que los juguetes ‘están elaborados de acuerdo a las habilidades de los infantes, en cada etapa de la vida'.

Agrega que todo juguete entregado ‘debe ir acompañado de una plática de los padres para evitar situaciones que, en lugar de darle alegría al infante, le podrían causar problemas o situaciones complejas, como retrocesos en lo aprendido'.

Por otro lado, la psicóloga describe que una de las ventajas de la manipulación de obsequios interactivos es el desarrollo de la imaginación y la estimulación sensorial del infante.

‘Una niña que posee una muñeca que llora, canta o baila, buscará la manera de interactuar con ella y demás juguetes; además, creará situaciones en las que su muñeca pueda realizar la acción', dice.

El sociólogo Alfonso Martínez V. apunta que cuanto más permita el producto el desarrollo de la creatividad a su dueño, mejor será. ‘Sería positivo', afirma Martínez, ‘mezclar elementos interactivos con aquellos que le exijan más inventiva al infante'.

Martínez coincide con la psicóloga en que el número de obsequios que reciben los pequeños del hogar ‘también es un tema al que se le debe prestar mucha atención'.

CONSUMISMO EN NAVIDAD

Y es que con la llegada de la Navidad se dispara el consumismo. Con frecuencia tíos, abuelos, padrinos, vecinos y, por supuesto, los padres, adquieren obsequios para los consentidos de la casa.

La psicóloga clínica recomienda a los tutores tener un control de cuántos regalos recibirá el pequeño. ‘Calidad y amor es lo importante, no cantidad', manifiesta Fuentes. ‘Para mí, unos tres o cuatro son suficientes; más de esto, es saturar al pequeño y no lo apreciará', declara.

La premisa de Fuentes es acorde con una tendencia mundial que nació entre los profesionales (psicólogos, pediatras, sociólogos y padres), con el fin de reducir los hábitos de consumo excesivos.

Se trata de la regla de los cuatro regalos. Según el método, los padres deben seleccionar: un obsequio para llevar, este puede ser ropa, zapatos, cartera u otro complemento. Uno vinculado con la lectura, algo que realmente el infante desee y, por último, algo que necesite.

‘En esta Navidad hay que estar enfocados y tener lo que realmente es valioso. A menos edad, menos juguetes. Más tiempo en familia y menos consumismo', puntualiza la psicóloga.