Temas Especiales

26 de Sep de 2020

Cultura

Una villa navideña de ensueño

El arquitecto Julio Ronco creó una ciudad miniatura cuyos elementos transmiten el espíritu navideño

Fascinante y deslumbrante. Es como visitar un país miniatura en época navideña, donde las luces, familias, niños jugando, casas, comercios y hasta el sonido de los trenes y del circo transmiten alegría. El espíritu navideño que hay en el lugar hace imposible borrar una sonrisa y activa al niño que hay en el interior de cada adulto. Se trata de la villa, o mejor dicho la ciudad navideña creada por el arquitecto Julio Ronco en La Chorrera. El local es de aproximadamente 80 metros cuadrados y la villa ocupa el mayor espacio.

‘De chiquito siempre me encantó todo lo que tiene que ver con la Navidad. A los 8 años empecé a poner mis primeros nacimientos. A los 17 conocí el hobby de las villas navideñas y hace 15 años puse la primera, aunque no era del tamaño de esta. He hecho una colección y este es el resultado', acota.

‘Es una sola villa, pero tiene sus partes', aclara su creador. Una pequeña ciudad con edificios y comercios, trenes, estaciones y paradas de metro fue la primera sección que creó.

Casi en el centro de la maqueta se aprecia lo que Ronco denomina ‘los suburbios'. ‘En Panamá suburbio es como una palabra despectiva, pero en realidad es como las afueras de la ciudad, donde se concentran las residencias', dice el creador. La zona cuenta con iglesias, ‘comercios, pero de barrio, como tiendas'; un río con su cascada, un puente viejo hecho de piedra y otro, más moderno, de hierro. En los hogares se alcanza a ver a las familias preparando la cena navideña, mientras que otros prefieren estar en los parques o ultimando detalles para Nochebuena.

‘De chiquito siempre me encantó todo lo que tiene que ver con la Navidad. A los ocho años empecé a poner mis primeros Nacimientos',

JULIO RONCO

ARQUITECTO

Viviendas de dos y tres pisos, con sus jardines, simulan barrios de Nueva York. En otra sección Ronco interpreta una localidad vinculada a la pesca. Cuenta con la estación del ferri, un acuario, puestos de ventas de pescado y frutas. Junto al puerto instaló el circo, pues ‘antes era tradición que para la época navideña llegara a los poblados', afirma el arquitecto. Los residentes del pueblo se esmeraron en decorar toda la zona por Navidad, hasta la estación de esquí y el teleférico.

La villa de Ronco también alberga una aldea intercultural. El tranvía que la atraviesa inicia su recorrido en el barrio chino. Pasa por los pueblos judío, irlandés, alemán, inglés y culmina en el italiano. Los moradores de esta zona, que cuenta con diversos comercios, pueden apreciar un desfile étnico.

Las piezas de esta obra de arte originalmente eran compradas en Las Aldeas Navideñas de los hermanos Gago. Tras su cierre, Ronco las adquiere a través de Internet.

El mantenimiento de la villa, que se comenzó a edificar en septiembre pasado, ‘no es complicado', declara, sin embargo, las máquinas, al igual que las piezas con movimiento, hay que lubricarlas con suficiente tiempo.

Categóricamente, su creador y dueño se niega a exponerla en un lugar más visible, pues ‘esto es mi hobby y es para mi deleite; es decir, la persona principal que la tiene que disfrutar soy yo', dice. A la vez, afirma que un grupo reducido de personas ha podido apreciarla. ‘Para verla hay que hacer cita', asevera.

‘Por ahora se exhibe en mi Facebook, y cuando esté terminada, subiré el video a YouTube', concluye.