La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

Cultura

Los mercados de Navidad, la tradición de siempre

‘La Estrella de Panamá' recorrió las exposiciones típicas más emblemáticas de Italia, Suiza, Alemania y Austria

Los mercados de Navidad y Adviento son una cita ineludible en la mayoría de pueblos y ciudades europeas. La luz, el color y la tradición son sus señas de identidad, llenan plazas de pueblos y ciudades de artículos típicos navideños, regalos y sobre todo de platos típicos de esta época: Glühwein (vino hervido); castañas asadas al carbón o cualquier producto caliente que sirva para combatir las frías noches de diciembre y parte de enero.

Los hay de todo tipo, pero la gran mayoría tienen una gran historia. Nacen en la Época Medieval por el año 1434, en la Europa germánica con el objetivo de conseguir un lugar cálido para dar cobijo a los habitantes del lugar y soportar mejor el frío, lugares de encuentro donde se servía vino caliente, la gran tradición de los Weihnachstmarkt.

Sin embargo, lo cierto es que cada mercado de Navidad tiene su estilo propio, el carácter que le impregnan los habitantes y el alma del lugar donde se instalan. Aunque el principio es el mismo —pequeñas casas de maderas y mucha iluminación— a lo largo de Europa los hay para todos los gustos. Están los más tradicionales hasta los más modernos, aquellos que hacen una mezcla entre tradición y modernismo chic, como el de Zúrich, hasta los acogedores de la zona del Tirol, lo que los convierte en los lugares ideales para dar un paseo y vivir cómo interactúan tradición e historia. Diciembre es el mes mágico para visitar Alemania y otros países de Centro Europa, y vivir en primera persona las experiencias que nos ofrecen estos ‘Mercados de Navidad' .

Habrá quien diga que visto un Mercado Navideño, vistos todos. ¡Pero no podía estar más equivocado! La Estrella de Panamá ha recorrido unos cuantos, durante esta temporada. Aquí los contamos.

STTUTGART

Es uno de los mercados alemanes más antiguos de Europa —desde 1692—. El Weihnachtsmarkt cuenta con unas 290 casetas de madera que se colocan alrededor de las Schillerplatz y la Karlstplatz irradiando por toda la ciudad el espíritu navideño. Uno de los detalles que más llama la atención es la decoración de los techos de los puestos, obligando a mirar para arriba, así que ¡cuidado por dónde se camina!

SALZBURGO

El Christkindlmarkt, mercado que se celebra en la ciudad austriaca desde el siglo XV, es una parada obligada en este recorrido navideño. Lo que lo hace único es el entorno que le rodea —en la Plaza de la Catedral, en el casco antiguo de la urbe— es de tal belleza que lo convierte en, casi, un cuento de hadas.

VERONA

Ya desde la localización: la ciudad de Romeo y Julieta, lo hace único y de los más románticos. En la Piazza dei Signori, una plaza presidida por una escultura el poeta italiano Dante Alidhieri y rodeada de algunos de los edificios más importantes de Verona, como el Ayuntamiento, la iglesia de Santa María Antica y los Palazzos de Cansignorio y del Podesta.

NORTE DE ITALIA

Para aquellos a los que les gustan las cosas más sencillas, los mercaditos de esta zona son la mejor opción. Los mercados navideños de este lugar tienen su origen en los alemanes, debido al control austriaco de algunas regiones italianas. Los más tradicionales son los de Trenti no-Tirol del Sur. Estos se caracterizan por ser pequeñas casetas de madera en las que se venden la artesanía más tradicional de la región, así como objetos de cerámica, esculturas de madera, juguetes o tradicionales objetos textiles. En cuanto a la gastronomía, son típicos los dulces, las sopas campesinas y las salchichas.

VIENA

El Christkindlmarkt es es el principal mercado navideño de Viena. Situado en la Plaza del Ayuntamiento tiene como su mayor atractivo los grupos de trompetas que interpretan típicos villancicos, además, el teatro de títeres y el tradicional carrusel se convertirá en el plan ideal para los más pequeños.

ZÚRICH

Este mercado se distingue por varios motivos, ubicado en la misma Estación Central de trenes (Hauptbahnhof) es el mercado cubierto más grande de Europa, nada más llegar a la ciudad quita el aliento el glamuroso árbol de 15 metros de alto adornado con miles, millones de figuras de cristal de Swarovsky.