La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Cultura

Mural ‘Costas' une raíces afro de Panamá y México

La obra, una colaboración entre artistas de ambos países, se presentó en el Centro de la Imagen de la Secretaría de Cultura de la nación azteca durante una exhibición de cuatro meses

Transmitir la resistencia que han desarrollado los pueblos afrodescendientes por su derecho a la libertad. Presentar las necesidades y vicisitudes que han tenido que pasar desde sus orígenes, producto del abandono por parte de los Estados. Ese fue el mensaje que el artista visual proveniente de México Baltazar Castellano Melo, en conjunto con los colonenses Manuel ‘Tatu' Golden y Eduardo Esquina, plasmaron en los murales ‘Costas', obras que fueron presentadas en la exhibición del Centro de la Imagen de la Secretaría de Cultura de México, titulada ‘Afroamericanos'.

Para este evento de fotografía y muralismo, se dieron cita unos 35 artistas de diferentes países de Latinoamérica. El realce de la cultura afrodescendiente era el enfoque del encuentro.

‘El objetivo fue dar a conocer el orgullo de la etnia negra de México con elementos de otros países', expresó Esquina. Y añadió ‘en toda Latinoamérica, la cultura ha tratado de ser ‘blanqueada', un aspecto que vulnerabiliza a la afroamericana, de la cual se habla muy poco. México es de esos países en donde se sabe poco de la cultura negra'.

Sobre la colaboración artística que llevó a cabo de la mano con su colega Tatu, Esquina resaltó que diez días les tomó pintar ambos murales de diez metros de ancho por seis de alto. ‘El trabajo fue complicado, pero con la satisfacción de que se logró el cometido', indicó.

Además, resaltó que el nombre ‘Costas' se deriva de la fusión entre la Costa arriba de Colón, Panamá, y la Costa chica, de Guerrero, en el sur de México. El toque cultural queda plasmado en la unión de ambas etnias a través de la Danza del Diablo.

‘A pesar de todas las cosas que empañan la cultura de la etnia negra, seguiremos como artistas luchando cada día para que prevalezca en el tiempo. El trabajo ‘Costa' lo hicimos a manera de agradecimiento y cariño, por la oportunidad de poder expresar nuestro arte', apuntó Esquina.

UNIÓN DE LOS PUEBLOS

A través de la página web del Centro de la Imagen de la Secretaría de Cultura de México se pudo conocer que la exhibición estuvo conformada por 400 imágenes históricas procedentes de importantes archivos, así como por producciones contemporáneas de más de 70 reconocidos artistas. A la vez, se presentaron diez proyectos comisionados y dos murales pintados in situ por los artistas panameños Manuel Golden y Gustavo Esquina, y el mexicano Baltazar Castellano.

La actividad también resaltó la riqueza cultural de las comunidades afrodescendientes de 16 países de América Latina, como México, Cuba, Haití, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Argentina y Uruguay.

Fue una oportunidad para mostrar las obras contemporánea de artistas como Leslie Searles y Lorry Salcedo, de Perú; José Medeiras y Rosana Paulino, de Brasil; Liliana Angulo, de Colombia; Marton Robinson, de Costa Rica; Josué Azor, de Haití; Nelson Garrido, de Venezuela; y Hugo Arrellanes, de México, entre muchos otros.

Claudi Carreras, curadora del evento, consideró que África-América es un nuevo continente que se une, pero que aún es bastante desconocido, por lo que esta exposición fue esa aproximación de la realidad que, con potencia, atraviesa América de norte a sur. ‘La muestra busca dar visibilidad a la herencia africana que en nuestro continente ha sido negada, que ha sufrido una injusticia histórica en comunidades abandonadas y marginadas, a través de obras que resaltan la belleza de la piel negra y la riqueza cultural de la afrodescendencia', acotó Carreras.

DESTACAR EL ARTE

‘Preservar la cultura congo' para las futuras generaciones y aprovechar las ventanas que se han facilitado y que cada vez toman más auge en el país son los motivos que llevan a los colonenses Tatu y Esquina a dar continuidad al trabajo que llevan haciendo por años a través del Proyecto de Portobelo, que se inició en el 2000, en dicho corregimiento de la provincia de Colón.