02 de Oct de 2022

Cultura

La huella de los manglares en plena ciudad capital

La naturaleza se toma espacios en medio de la ciudad de Panamá. Un grupo de artistas llaman la atención sobre problemas ambientales que afectan a todos

Hace pocos días se finalizaron los trabajos artísticos del mural ‘El manglar y la huella humana', ubicado bajo el paso elevado de la Vía Transístmica a al altura de El Paical.

El proyecto surge con el objetivo de destacar la importancia y cuidado de los recursos naturales de la capital: ‘recursos naturales que muchas veces se destruyen por ‘el llamado' progreso', manifestó la muralista Martanoemí Noriega, artista que lideró la iniciativa.

‘Se acordó que podía buscarse un mensaje urgente que tuviera resonancia en la celebración de los 500 años y surgió el tema de los manglares y cómo su destrucción representaba una amenaza para la ciudad', explica Alexandra Schjelderup, directora de cultura de la Alcaldía de panamá.

Noriega, junto a los grafiteros Cas, Sinless, Axo, Ise, Magma, Arito, Sole y el muralista Sergio Smith son los responsables del proyecto. Los artistas recorrieron, junto con biólogos expertos, los manglares de Juan Díaz, para ver con sus propios ojos la situación de estos ecosistemas.

‘Ellos empezaron haciendo una investigación y fueron a ver cómo estaban los manglares contaminados, se dieron cuenta de la cantidad de basura y de plástico sobre todo que hay en los manglares y fue a partir de aquella primera visita y esta investigación que ellos desarrollaron los temas de cada pilastra', detalla la directora de cultura. .

Los trabajos del mural fueron concluidos la semana pasada.

‘El mural retrata el deterioro de los bosques del manglar a causa de los desperdicios de la misma ciudad a la que protege y enriquece', dice el comunicado de prensa emitido por Glidden, quien participó como patrocinador, suminstrando la pintura acrílica utilizada para la obra.

Otras empresas e instituciones fueron invitadas a apoyar a través de patrocinios para cubrir los costos de los artistas y materiales. Participaron La Alianza Francesa, AllBank , MiAmbiente y la Alcaldía de Panamá. ‘Cada uno puso un poquito para poder hacer un proyecto que no estaba contemplado inicialmente en el programa, pero que inmediatamente se le vio la importancia como en esa reflexión de qué ciudad queremos [como ciudad] para los próximos 500 años', destaca Schjelderup.

Los artistas establecieron paletas de colores que tuvieran una armonía entre ellas ya que ‘ese puente vehicular es un sitio donde hay mucho movimiento, donde hay mucho ruido y la idea era agregar un elemento de reflexión, pero no de ruido adicional', comenta.

Así, una gran estructura de concreto, absolutamente gris, ha tomado vida, destacando la fuerza de los manglares como uno de los mayores guardianes de la ciudad de Panamá.

‘Llama la atención este trabajo porque ha sido como halar un pedacito de la naturaleza y ponerlo en la mitad del cemento para ponernos a pensar sobre esa naturaleza que no vemos cotidianamente. Pusimos lo inusual dentro de lo cotidiano como un escenario para la reflexión', afirma Schjelderup.

Y es que los problemas ambientales tienden a ser ivisibilizados frente a otras problemáticas.

‘A final, los problemas ambientales se hacen de pequeñas acciones cotidianas que parecerían invisibles, es un poco el tema del aleteo de la mariposa, Uno no se da cuenta, son acciones pequeñas que al final terminan haciendo grandes catástrofes y es solo cuando la gran catástrofe ocurre que la gente se da cuenta de toda la sumatoria de cosas que se hicieron mal', afirma Schjelderup.

A pesar de ello, la directora de cultura considera que en Panamá empieza a haber un consenso en todas las generaciones de que ‘tenemos que salvar lo que se pueda, antes de que sea demasiado tarde. La ciudad ha vivido grandes inundaciones en los últimos tiempos y los datos que leemos del clima mundial y del calentamiento global, establecen que esto va a empeorar en los años que vienen', sesalta. ‘Si el océano llega a subir su nivel un metro y medio, van a haber muchas áreas de la ciudad sumamente afectadas. Tenemos una oportunidad para tomarnos en serio el tema de los manglares y tratar de minimizar el daño que le estamos haciendo a favor del mercado de la construcción, del supuesto desarrollo que nos va a dejar a todos debajo del agua', asegura.

Otras obras de este tipo son realizadas en varias comunidades de la ciudad de Panamá a razón de la celebración de los 500 años de la Fundación de Panamá, abordando diversidad de temáticas como una manera de rendir homenaje a las comunidades, sus historias y pobladores,