La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Cultura

Barbie, más diversa e inclusiva

La creación icónica de Mattel, que cumple 60 años, es un gran referente para las niñas del mundo. Se trata de una muñeca que trasciende las barreras del idioma y la cultura, adaptándose a tiempos socialmente exigentes para la figura femenina

Ella no necesita presentación. Es multifacética, bella, dinámica y moderna; Barbie encierra la historia de una muñeca que ha trascendido ideales y fronteras y cuya existencia alcanza esta semana más de medio siglo.

Probablemente, Ruth Handler, pionera en su creación, no imaginó que el juguete inspirado en Bild Lilli Doll (una muñeca popular alemana con salida en el mercado en 1955), sería un símbolo de la infancia femenina. ¿El secreto? quizás su adaptación a diferentes estereotipos, con fórmulas alejadas del viejo paradigma de la mujer ama de casa, propia de la década de los 60.

Si bien la casa fabricante de Barbie ha adaptado sus colecciones a las culturas y regiones en las que comercializa el producto, no ha estado exenta de controversias y escándalos. De hecho, el lanzamiento de la primera Barbie de prototipo afroamericano, distó de ser acorde a las características reales de las mujeres de esta raza.

En marzo de 2018, la empresa lanzó la línea inspirada en mujeres famosas, como Frida Kahlo, cuya venta fue prohibida en México tras la inconformidad de la familia de la pintora. Por otra parte, el diario del Vaticano, L'Osservatore Romano, instó en su portada de 2012 a crear una Barbie para las niñas que padecen las secuelas de los tratamientos contra el cáncer. Como respuesta, la empresa inició la distribución de las muñecas con accesorios como pelucas, pañuelos y sombrero en los centros sanitarios del mundo.

Entonces, ¿de qué manera impacta este juguete la formación del infante? Para Ana Cristina García de Paredes, psicóloga clínica de niños y adolescentes, aunque Barbie se ha enfrentado polémicas mostrando la imagen de una mujer perfecta y alejada de la realidad, también se ha transformado respetando la 'igualdad de género y dejando de enfocar sólo en la belleza física ', ahora también proyecta conocimiento e impulsa las capacidades de la mujer', confiesa.

'Si bien hay noticias en torno al poco realismo de la muñeca, así como existen Superman y las princesas de Disney, la Barbie es como cualquier otro juguete y una niña puede divertirse, crear historias, expresar pensamientos y sentimientos, recrear situaciones propias, atribuirle roles, profesiones y nombres usando su imaginación y creatividad, lo que en mi opinión, es algo sano ', aclara.

Es una muñeca que ha evolucionado a la par de los cambios en la sociedad y el rol de la mujer. La Barbie con la que mi mamá jugaba, no es la misma con la que yo compartí. 'Es una muñeca que está tratando de ser más real e inclusiva, lo que es positivo por el mensaje sobre la diversidad'.

Para Dimas Villarreal, psicólogo clínico de niños y adolescentes, aunque muchos estereotipos acompañan a Barbie, 'son los niños que le dan la representación al juguete'; a través de estos, simbolizan lo que está ocurriendo o les ha llamado la atención en su entorno. No obstante, los contenidos en los medios de comunicación, el cine y las publicidades 'limitan y condicionan la capacidad de imaginación y creatividad del niño', enuncia.

El especialista argumenta que los padres podrían tener un mayor provecho en el juguete, amplificar las dinámicas y atribuirse a otras características, pero solo se limitará a su estereotipo y se consumirá en la televisión. , como la delgadez o el color del cabello '.

¿Qué tal si jugamos con una Barbie es un ingeniero, un veterinario o una compañía?

MÁS QUE JUGUETES

De acuerdo con García de Paredes, cualquier juguete es un instrumento de diversión y aprendizaje.

'El juego es una actividad fundamental para el desarrollo del niño a nivel físico, cognitivo, social y emocional'. Además, hay un canal para conocer de forma natural el entorno y la narración de historias de experiencias, socializar, relacionarse con los demás, competir, perder y pensar, tomar decisiones y solucionar problemas, aclara.

Para la experta en conducta humana, ‘los juguetes cumplen funciones como enseñar las formas, colores, tamaños y texturas, ayudar a desarrollar la creatividad e imaginación, desarrollar el lenguaje y expresar los pensamientos, deseos, fantasías y sentimientos, hasta ayudar a recrear conflictos o preocupaciones que pueda tener el niño', explica.

‘Cuando el niño juega y usa sus juguetes, estimula su creatividad e imaginación. También le ayuda a crear estructuras y rutinas, a trabajar la coordinación y motricidad fina, a razonar, construir, moverse, compartir y tener distintos roles', detalla.

UN LOGRO, UNA HISTORIA

Jordan Reeves, es una adolescente y activista estadounidense de 13 años. Desde temprana edad y con una prótesis en su brazo izquierdo, ha procurado visibilizar la situación de quienes viven y sienten distinto, producto de una discapacidad.

Como parte de su lucha, según reseña la fundación ‘Born Just Right', de la cual Reeves es cofundadora, la adolescente solicitó a Mattel la inclusión de muñecas con diferencias en sus extremidades. A través de numerosas acciones como una campaña lanzada en change.org (2015) que alcanzó más de 26 mil firmas, además de giras de medios y pequeñas conferencias, la jovencita logró que Barbie debute en junio 2019 con una muñeca en silla de ruedas y otra con una prótesis en sus extremidades inferiores.

I got to meet the new #Fashionista doll with a prosthetic leg! She’s gorgeous. Thank you, @Mattel, for the chance to see her IRL at #NYTF! pic.twitter.com/clDceaRY16

— Jordan Reeves (@jordanjustright) 17 de febrero de 2019

De acuerdo con información de la cadena internacional de noticias CNN , en un comunicado, Mattel explicó que ‘como marca, podemos elevar la conversación sobre las discapacidades físicas al incluirlas en nuestra línea de muñecas de moda para mostrar una visión multidimensional de la belleza y la moda'.

Sobre ello, García de Paredes menciona que ‘ya era hora de visibilizar una imagen más real de la figura femenina en la sociedad, que no se enfoca sólo en la delgadez, maquillaje y vestimenta, sino en apariencias más reales y situaciones de vida distintas, que generan conciencia con respecto a la diversidad', concluye.

Actualmente, la joya de Mattel cuenta con presencia en más de 150 países exceptuando a lugares como Arabia Saudita e Irán, en los que está prohibida por las reglas propias del Islam.