Temas Especiales

26 de Sep de 2020

Cultura

Bisutería hecha a mano, un arte difícil de expandir

Artesanas panameñas exponen los procesos para la elaboración de accesorios. También expresan las dificultades que enfrentan los emprendedores de este sector en el país

El mercado panameño orientado a satisfacer la feminidad mantiene viva la oferta de accesorios con bisutería elaborada por artesanos. Así lo confiesa Anabel Martínez, quien lleva dos años creando estas piezas y reconoce que el proceso es complejo y conlleva el uso de materiales costosos.

‘Mi fuerte son los zarcillos, elaboro brazaletes, collares y colgantes. Todos son hechos con técnicas como alambrismo, puntos peruanos, con materiales de cordón, hilos de nailon, encaje, piedras semipreciosas y aplicaciones de tela', comenta.

La artesana considera que su arte es exótico porque utiliza una gama amplia de colores que dan gran vistosidad a los diseños, así como prendas bañadas en oro y plata.

‘Para producir mis colecciones debo contar con un presupuesto mínimo de $500. Los precios de las piezas que son parte de mis colecciones oscilan entre $5 y $35', enuncia.

Presencia en el mercado

Para Martínez, ser artesana implica mantenerse activa en la participación de eventos como bazares; sin embargo, asegura que se requiere un mayor control gubernamental para que estas iniciativas tengan éxito. ‘He pagado hasta $300 para asegurar mi cupo en alguna de estas exhibiciones. Necesitamos mano fuerte por parte de las autoridades para que nos respalden y ejerzan una fiscalización adecuada. Muchos consideran que estas actividades generan ganancias, cuando es todo lo contrario. Los organizadores de los bazares han buscado una manera de lucrar a gran escala. Tuve que estudiar bien el mercado para no caer en trampas', denuncia.

Martínez manifiesta que las artesanas panameñas que no confeccionan bisutería de origen autóctono no reciben el respaldo de las autoridades.

‘En la actualidad pertenezco a un club privado de artesanas nacionales. Aquí se nos permite exponer nuestros productos y participar en actividades con precios racionales', indica.

Bisutería con piedras semipreciosas

Dalys Rivera, quien también se desempeña en el mundo artesanal, utiliza piedras semipreciosas como jade, zafiro, esmeralda, ágata y ópalo. Con esto elabora aretes, pulseras y collares.

‘Estoy incorporando a mi técnica el alambrismo, piezas con tela paruma y elementos de la naturaleza como hojas de árboles secos. Tengo collares hechos de cáscara de algodón, con semillas y con la corteza del coco. Para enlazar las piedras uso hilo de nailon, coloco broches de acero inoxidable pulo la bisutería y luego la barnizo', detalla.

Rivera señala que el precio de sus artículos van de $3 hasta $60. ‘Mis diseños se diferencian de los demás al ser piezas únicas. También restauro prendas que tienen algún valor sentimental. Hacer bisuterías me entretiene. Soy una mujer de la tercera edad, me gusta estar activa para evitar enfermedades que puedan afectar mi memoria', explica.

Rivera coincide con Martínez en que ‘los artesanos atraviesan hoy una situación complicada'.

La artesana sentencia que conoce el mecanismo en que operan los bazares y por eso procura no asistir a ninguno cuyo valor supere los $100, ‘porque de lo contrario no veo el retorno de mi inversión'.

Cuenta que el mercado artesanal está estancado, así como el turismo bastante lento. ‘Esto me ha traído pérdidas económicas porque tengo almacenada una gran cantidad de artículos que no he podido vender; me he visto en la necesidad de abaratar el precio de mis colecciones para recuperar mi dinero', lamenta.

Piezas que guardan la esencia cultural panameña

IDENTIDAD

En 2014, Yahaira Pérez decidió crear una marca orientada a productos de uso cotidiano.

‘Elaboro portapasaportes, carteras de sobre, cobertores para las agendas y portachequeras. Las hago a mano con molas y telas de parumas propias de nuestra cultura. El tiempo de confección de las carteras me toma hasta tres días; en cambio, los portapasaportes solo me demoran dos días. La escala de precios es de $15 a $40', explica.

‘Resaltar el origen de mis raíces es muy importante, por eso lo hago a través de mi talento', expresa.

Además de las artesanías, Pérez crea bolsas reutilizables con el fin de evitar que se lancen desperdicios a la calle desde los vehículos.

‘Las hice para proteger nuestro medio ambiente. Vi la necesidad de fabricar piezas que le permitieran a las personas colocar los desechos que generamos, mientras estamos en el auto, ya sea cuando nos maquillamos, si tenemos niños pequeños y le stenemos que cambiar los pañales', comenta.