Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Cultura

Para despertarte

¡No necesitaba mirarte para verte,. Ni tocarte para sentirte,

¡No necesitaba mirarte para verte,

Ni tocarte para sentirte,

Ni escucharte para oírte,

Ni posar mis labios en tus labios

Para besarte,

Ni llamarte

Para despertarte.

Pero, ahora, sucede algo extraño:

Te miro, pero no te veo;

Te toco, pero no te siento;

Te escucho, pero no te oigo;

Poso mis labios, pero no te beso;

Te llamo, pero no te despierto.

Voló la lumbre de tus ojos cálidos.

¿Acaso un soplo magnético secuestró tu

Mirada o un vaho espantoso desorientó tu

Olfato?

¿Acaso algún espejo encarceló tu imagen

O un conjuro encadenó tu amor a un peñasco

Donde no llegue mi voz ni mi mano alcance?

Una fuerza invisible como un filoso rayo

Rasga el manto sagrado de nuestras almas

Y yo siento desgajarse el universo

En su bárbara placenta.

Tus sonoridades no me alcanzan

O yo no percibo tus sonoridades.

Mis palabras no hacen eco en tus oídos,

Vueltos hacia dentro

Como un gorrión que cierra sus alas por el frío,

Y toda tú

Estás como un lago estático, mudo, ¡muerto!

Donde ni siquiera la brizna de una hoja que cae hace ondas imperceptibles,

Ni un aletear de peces moribundos

Puede revivir el más leve recuerdo.

Invoco el sonido para escuchar tu nombre.

Invoco la luz para alumbrar tu camino.

Busco y no encuentro el pase mágico,

El timbre exacto, la lámpara de Aladino

Que me lleve a tus secretos laberintos,

Allí donde tu alma, temerosa y desabrigada,

Confundida se resiste, se escuda

De los crueles zarpazos

Del odio, los celos y el olvido,

Y ensaya, temblorosa,

Las huellas del regreso

Para encontrar la paz junto a mi arroyo.

Yo sé que estás, en alguna parte,

Aguardando mi mano, ¿pero dónde?

¿Cuál gélido viento arrancó el aroma de tus flores?

¿Qué mirada torva, qué gesto horrible

Nos lanza diabólicas envidias?

¿Cuáles secretas tormentas

Borraron el sendero del mañana?

¿Qué oscuras conspiraciones

Enturbiaron el agua de nuestra fuente?

¿Qué terrible alud, qué extraña corriente

Arrasó el dulce puente de nuestras vidas?

¿Qué fuego perverso derritió el hilo de plata

Entre tu nombre y mi nombre?

Busco en vano entre los duros elementos

Y no encuentro el polen deseado

Para fecundar el hijo del amor,

Ni el rocío de tu frente

Para refrescar mi melancolía,

Ni la luna morena de tu piel

Para iluminar esta oscuridad,

Ni la nube suspendida de tus plantas

Para aligerar mi peso.

Nada!

¡Nada en los caminos me habla de tus pasos!

¡Ninguno te conoce! ¡Nadie te ha visto!

No hay rastros de tu sueño.

Abro cada flor con que tropiezo,

¡y no encuentro tu esencia!

Abrazo cada árbol,

¡y no siento tus palpitaciones!

Escucho el canto de los pájaros

¡y no oigo tus acentos!

Me sumerjo en lagos insondables,

¡y no me penetran tus nocturnas humedades!

Acaricio en mis manos las piedras del camino,

¡y no me hablan de tus huellas!

Trago a trago

Me bebo los vientos crepusculares,

¡y nada de tu aliento!

Me cubro de hierbas, me revuelco en la grama

Y no fluyen tus cabellos como agua entre los dedos si no es en el recuerdo.

¡Oh, viento maldito que me robó tu mirada!

¡Oh, espejo maléfico que aprisionó tu retrato!

¡Oh, pérfido reloj que confundió tu pulso!

¡Oh, trueno estruendoso que invirtió tus latidos!

En nombre de tu espíritu y el mío,

¡que cesen los duros elementos!

¡Retrocedan la Horas!

¡Despéjese la niebla!

¡Vuelvan las aguas a su cauce!

¡Corríjanse los caminos!

¡Reúnanse las piedras disgregadas!

¡Aquiétense los árboles!

¡Cálmense los vientos perturbadores!

¡Restitúyanse los puentes!

Y hágase de nuevo la Luz,

Para que todo sea como antes,

Regrese el mal por donde vino

Y vuelva el gorrión a desplegar sus alas.

Extiendo mi mano para alcanzar tu mano:

Para mirarte y verte;

Para tocarte y sentirte;

Para escucharte y oírte;

Para posar mis labios en tus labios,

Y besarte…

PARA DESPERTARTE.

JULIO YAO

internacionalista

Nacido en Panamá. Licenciado en relaciones internacionales de la Universidad de Panamá. Posee un máster en relaciones internacionales en la Universidad de La Haya, Holanda. Catedrático de la Universidad de Panamá, Se ha desempeñado como asesor del Ministerio de Relaciones Exteriores. Entre sus publicaciones destacan: ‘El Canal de Panamá, el Calvario de un pueblo'.