Panamá,25º

20 de Nov de 2019

Cultura

‘Más vale la educación en la boca, que los diplomas en la pared'

Penny de Henríquez lanzará este sábado en la Feria Internacional del Libro su nueva obra, ‘Los Penny Tips', que reúne sus mejores consejos de imagen, etiqueta y protocolo. También expone detalles de su carrera y reflexiona sobre la educación en Panamá

Penny de Henríquez se define como una mujer sencilla, altruista y agradecida. Es periodista y ha trabajado en medios nacionales e internacionales. Tras cosechar los frutos en su profesión, eligió dedicarse a la asesoría de imagen, etiqueta y protocolo.

‘Crecí con mis padres y mi abuela, ella era muy estricta con las normas de comportamiento. Desde pequeña tuve presente estas enseñanzas, por eso decidí incursionar en este campo', recuerda.

De Henríquez presentará, este sábado 17 de agosto, durante la Feria Internacional del Libro, su nueva obra titulada Los Penny Tips , una recopilación de sus consejos de etiqueta, imagen y protocolo.

‘La educación en el Istmo está carente de las normas básicas de comportamiento, por eso estoy trabajando en una propuesta llamada ‘La vuelta a las buenas maneras', con el fin de que se implemente en los colegios y se puedan retomar las prácticas de los valores',

PENNY DE HENRÍQUEZ

ASESORA DE IMAGEN, ETIQUETA Y PROTOCOLO

‘El primer tip que escribí fue en el año 2011 y se llamó ‘más vale la educación en la boca, que los diplomas en la pared', esta oración dice mucho porque se puede tener cuatro títulos de la Universidad de Harvard, pero si una persona llega a un lugar y no dice ‘buenos días', no demuestra su educación. Esta frase se convirtió en mi lema y en este nuevo libro la incluí en la portada', expone.

Aparte de su faceta como escritora, también se desempeña como capacitadora de empresas. ‘Hasta hoy he desarrollado 21 cursos y de todos mis seminarios, el más solicitado es ‘El poder de la imagen en el mundo laboral'. Antes de dialogar con una persona, lo primero que hacemos es observarla, por eso es importante cuidar la imagen, para tener una mejor proyección', destaca.

La periodista reconoce que a la mayoría de las mujeres se les dificulta alternar la vestimenta para asistir al trabajo. ‘Lo primero que las chicas deben comprender es que el vestuario no es desechable. Hay quienes se escandalizan por repetir los atuendos. Créanme, nadie va preso por eso ( risas ). Cuando alguien me pregunta si es válido usar el mismo vestido, mi respuesta es afirmativa. Si la ropa es suya, le queda bien, pues úsela, hay que dejar los miedos atrás', advierte.

Manifiesta que en la actualidad persisten falsas creencias sobre la vestimenta. ‘Hay quienes creen que existe una norma establecida para lucir una ropa cada día, esto es falso, lo importante es tener sentido común, el vestuario debe ir acorde a la profesión, una abogada y una publicista llevan atuendos distintos, otro aspecto que se debe tomar en cuenta es la edad, una dama mayor puede lucir bien con conjuntos que la hagan verse elegante sin necesidad de mostrar de más', señala.

‘Se debe buscar un balance, el maquillaje está hecho para arreglar el rostro, no para restaurarlo, hay que ser prudentes en su uso, porque todo en exceso es malo', añade.

Recomendaciones

La asesora de imagen afirma que el estilo es lo que define a cada persona. ‘La gente cree que tener una indumentaria elegante y muchas joyas es lucir a la moda, pero no es así; al contrario, cuando alguien dice que no le gustan los atuendos en boga, ese es un estilo, todo depende del gusto de cada persona', puntualiza.

De Henríquez considera que para vestir bien no hace falta tener gran poder adquisitivo. ‘Si a una persona le gustan las marcas prestigiosas, tendrá que contar con un presupuesto alto, pero no es necesario tener mucho dinero para lucir bien. Recomiendo comprar prendas básicas, que sean cómodas y que armonicen cada conjunto', sugiere.

‘Las piezas que no pueden faltar en el armario de una mujer son el clásico pantalón negro liso, porque entre menos abalorios, lucirá más elegante; traje negro, camisa blanca y un saco en tonos neutros. Prefiero que la ropa sea sencilla, porque lo demás se le agrega con los accesorios de colores contrastantes', sostiene.

Para la escritora panameña, la imagen va más allá del vestuario. ‘Abarca el maquillaje y joyas, el aseo personal y la forma en que la persona se exprese: la dicción, las palabras empleadas, la forma como se mueve; cómo se sienta, el uso de las manos y el lenguaje corporal'.

Aprendizaje

De Henríquez cuenta que en el 2010 escribió un libro llamado Los mil y un consejos de etiqueta , que remarca en sus tres ediciones las normas de comportamiento más importantes a seguir en la sociedad y considera que hoy estos lineamientos no son empleados con frecuencia en el día a día .

La periodista panameña hace una reflexión sobre la educación en Panamá y asevera que hace falta reforzar los valores, especialmente en la juventud.

‘Es importante reconocer que la primera educación se da en el hogar, los padres deben entender que los valores se enseñan antes de ir a la escuela, porque los niños van a los centros académicos a aprender geografía, matemáticas y español; decir buenos días o por favor, eso es tarea de los parientes, no de los maestros', apunta.

‘La educación en el Istmo está carente de las normas básicas de comportamiento, por eso estoy trabajando en una propuesta llamada ‘La vuelta a las buenas maneras', con el fin de que se implemente en los colegios y se puedan retomar las prácticas de los valores', manifiesta.