La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Cultura

¿Sistema educativo?

La gente tiende a pensar que regalar computadores o tabletas es suficiente para crear conocimiento en las áreas tecnológicas

Nuestros países no han entendido que quedarse quieto no es no avanzar.

En el mundo contemporáneo sólo existen tres negocios , los que se basan en infraestructura, otros en contenidos y los que se basan en el know how .

Pocos logran darse cuenta de que si se tiene el último se pueden construir los otros dos, y los países que lo entienden comienzan a invertir en el conocimiento.

¿Cómo se invierte en conocimiento? La manera de hacerlo es darle prioridad a la educación, la cultura y los conocimientos tecnológicos. He aclarado el concepto de ‘conocimientos tecnológicos' en vez de ‘tecnología', pues la gente tiende a pensar que regalar computadores o tabletas es suficiente para crear conocimiento en las áreas tecnológicas.

En los países que desean crear conocimiento, lo primero que plantean es la evaluación de su sistema educativo, hacer que para la sociedad sea un valor el hecho de saber más. Por ello en esos lugares se está trabajando en los niños de kínder, en los chicos de primaria, en los muchachos de bachillerato y en los jóvenes de la universidad.

Sólo cuando los ejecutivos de los bancos entiendan que una idea que se convierte en un proyecto efectivo es más valiosa que un galón de petróleo y una hectárea de terreno, tendremos verdaderos negocios basados en la innovación y podremos competir en los mercados globales.

El sistema educativo de un país es como su software y solo cuando logramos que se actualice a la misma velocidad que el hardware , podremos comenzar a cosechar verdaderos emprendedores, capaces de crear empresas que valgan millones y que le vendan a los mercados globales.

Nuestros países no han entendido que quedarse quieto no es no avanzar, pues como los otros países en el mundo sí avanzan, lo que empieza a pasar es que echamos para atrás.

Es importante que todos entendamos que la educación no es un lema que se repite para quedar bien; es, en esencia, la única forma de generar cambios reales en las sociedades. O nos ponemos en ello o quedamos en manos de quienes, en otros lados del mundo, sí lo están haciendo.