Temas Especiales

28 de Sep de 2020

Cultura

Mario Vargas Llosa, medio siglo de historias y laureles

Tras recibir el Premio Francisco Umbral por su obra 'Tiempos Recios', repasamos la mística que envuelve a Vargas Llosa como uno de los escritores más influyentes y de alto impacto en Latinoamérica

Hace poco más de ocho décadas, Perú dio al mundo un talento sin igual en el ámbito literario, un escritor que podría olfatear aquellas historias que merecían ocupar un espacio en la memoria de lectores de todas partes del mundo, aquellas llenas de tragedia, sinsabores y hasta humor dentro de los cambios regionales que transcurría Latinoamérica con el pasar de los años.

El Nobel peruano ha publicado 19 obras novelísticas en su carrera.David Levenson

Mario Vargas Llosa, nacido el 28 de marzo de 1936, en Arequipa, fue el hijo único de un matrimonio disfuncional que se había separado, únicamente para reconciliarse cuando el escritor tenía diez años. Durante su infancia y juventud pasó por muchas escuelas católicas, públicas hasta un internado militar, desarrollando un carácter firme y observador.

Tras medio siglo dedicado a las letras y al beneficio de la educación a través de la literatura, Vargas Llosa fue reconocido el pasado 29 de enero con el Premio Francisco Umbral al Libro del Año, por su reciente obra Tiempos Recios (2019), que se basa en la Guatemala de los años cincuenta durante el golpe de Estado orquestado por Estados Unidos, para derrocar al presidente Jacobo Árbenz. El ataque medido contra el Gobierno liberal en 1954 fue liderado por el coronel Castillo Armas. En el relato, Vargas Llosa entreteje el complejo proceso de las intrigas políticas junto con la indagación en técnicas literarias para dar voces y perspectivas profundas al desarrollo de la trama.

Hombre de mundo, de política, de familia y cultura, Vargas Llosa ha sido un nombre relevante en el crecimiento de la identidad cultural latinoamericana. Sus relatos, marcados por una perspectiva diferenciadora de sucesos históricos, han sido devorados por ávidos lectores por décadas desde su primera publicación: La ciudad y los perros (1963), donde expuso una crítica a la educación militar y la corrupción que se inculca desde temprana edad en la sociedad.

Facetas de un personaje

Al mencionar el nombre de Vargas Llosa, la mayoría de las personas lo asocian con un novelista de los años sesenta, conocido por surgir al mismo tiempo que escritores como Gabriel García Márquez o Carlos Fuentes durante la época del boom latinoamericano y a quien se le galardonó con un Premio Nobel de Literatura en 2010 por su “cartografía de las estructuras del poder y acertadas imágenes de la resistencia, la rebelión y la derrota del individuo”, según comunicó la Academia Sueca. Sin embargo, aunque ha sido su rol como escritor el que ha desarrollado con mayor ímpetu, el Nobel peruano ha actuado como periodista, militar, candidato presidencial, dramaturgo y crítico literario.

Su toque perspicaz y directo lo han convertido en una de las voces más importantes en temas culturales, políticos y de derechos humanos, característica que aplica a su vez en su gusto teatral con sus creaciones: La Señora de la Tacna (1978), Los cuentos de la peste (2015) y El pez en el agua(1993).

Vargas Llosa, presentando 'Tiempos Recios'.EFE

Durante su carrera periodística se dedicó a publicar incontables columnas, ser editor y colaborador en medios como Cuadernos de Composición y la revista Literatura, entra a la Agencia France Press, colabora años después en el diario El País, así como en la revista cultural Letras Libres. En 2013 es reconocido por el diario El Mundo con el premio Columnistas, dada su trayectoria como periodista.

“La literatura es uno de los instrumentos que mejor nos permite conocer las deficiencias del mundo en el que vivimos y desarrolla en nosotros un espíritu crítico, indispensable para una sociedad que quiera progresar”,
MARIO VARGAS LLOSA,
ESCRITOR Y PERIODISTA PERUANO

Vargas Llosa se considera a sí mismo un 'liberal optimista' que se guarece bajo la frase de “todo anda mal, pero nunca hemos estado mejor”, popularizada por el pensador austriaco Karl Popper. Pero aún así se mantiene activo y pendiente de los sucesos internacionales, dando sus incisivos comentarios en cuanto a la correcta aplicación de la democracia y la lucha contra la peste actual del terrorismo. “Es verdad, uno de los grandes problemas de nuestra época es el terrorismo. Sin embargo, está activado por grupúsculos de fanáticos que no constituyen una amenaza real contra el desarrollo de la humanidad”, comentó en una entrevista al diario El País.

A su vez, ha sido laureado por diversas distinciones que lo han posicionado en la cima de la relevancia literaria como el Premio Príncipe de Asturias en 1986 o el de Biblioteca Breve en 1962. A esta lista se le añade la investidura de doctorado Honoris Causa otorgado por la Universidad Alfonso X el Sabio en Madrid, el pasado 30 de enero. En dicha ocasión, el Nobel peruano —que posee también nacionalidad española—, aprovechó la oportunidad para destacar la importancia de la literatura en la “creación de ciudadanos indómitos”.

“La literatura es uno de los instrumentos que mejor nos permite conocer las deficiencias del mundo en el que vivimos y que no solo forma gente sensible, capaz de detectar lo que falta o sobra en la realidad, sino que desarrolla en nosotros un espíritu crítico, indispensable para una sociedad que quiera progresar", expresó el escritor durante su discurso. Asimismo, enfatizó la esencia de esta herramienta al momentos de “crear ciudadanos indómitos, exigentes, una función que se hace muy visible en esas sociedades donde se ponen trabas a la libertad, al pensamiento crítico; pero en las sociedades abiertas muchas veces solo se ve para entretener".

'Tiempos Recios' fue publicado en 2019.Amazon

Ir tras un pensamiento diferente

Vargas Llosa se alza como uno de los precursores del pensamiento diferente, crítico, analítico e innovador que ha tenido crecimiento en generaciones recientes, siendo una influencia para nuevos escritores, poetas, ensayistas, dramaturgos, periodistas, políticos y profesionales de las leyes. El multidisciplinario estilo de vida que ha expuesto a luz pública —también como parte del consejo de la Real Academia de la Lengua Española—, convierte su persona en una guía para las futuras generaciones y para quienes buscan un faro de sabiduría en la sociedad marcada por fake news y una digitalización, en algunos casos, descontrolada.

“La prosperidad exige ir disolviendo las fronteras. Pero no hay que ser pesimista. Nunca hemos sabido de una manera tan evidente que la historia no está escrita, que nosotros hacemos la historia. ¿Quién iba a imaginar que el comunismo iba a desaparecer? ¿Quién iba a imaginar que gente como Boris Johnson o Trump subirían al poder?”, indicó el Nobel peruano al medio español, “al mismo tiempo que han ocurrido esas cosas, nunca ha habido en la historia tantos países con Gobiernos democráticos en América Latina. Democracias imperfectas, muy corrompidas, sin ninguna duda, pero eso es preferible a las dictaduras militares que teníamos de un confín a otro”.

Si bien, las ideas y acotaciones que Vargas Llosa ha lanzado en sus 83 años de vida han calado en los estilos y mentes de muchos seguidores, cabe la posibilidad de que sus escritos y valores no logren ser completamente apreciados en todo su esplendor, posibilidad que no escapa de la atención del escritor. “Flaco favor le hace a los buenos escritores la posteridad”, fue la frase que pronunció ante una multitud de universitarios, poco después de ser reconocido con el Nobel de Literatura, lo que deja en la mente de quienes leemos sus relatos crudos y realistas el agridulce presagio del inevitable final, al que jamás nos acostumbraremos cuando llegue, pero sentiremos a viva piel, el significado de aquel flaco favor.