Temas Especiales

11 de Jul de 2020

Cultura

Avances y desafíos de la red 5G en el sector salud

La seguridad de los datos médicos personales será esencial para que la atención médica inalámbrica tenga éxito. Sin embargo, el progreso tecnológico no garantiza la consecución de resultados sanitarios equitativos

La seguridad de los datos médicos será esencial para que la atención médica inalámbrica tenga éxito.Shuterstock

Los avances tecnológicos están por doquier. El sector salud no ha sido ajeno a esta realidad. Hoy, no son pocos los procedimientos a los que ha sido aplicada la tecnología médica, campo que se prepara para la llegada de la 5G, quinta generación de la tecnología inalámbrica para teléfonos personales; junto a sus beneficios y desafíos.

En la atención médica, los casos de uso de la tecnología abarcan una amplia gama de escenarios, desde dispositivos personales para el monitoreo de la salud, pasando por el diagnóstico y el tratamiento en un entorno médico, hasta la comunicación móvil a alta velocidad entre una ambulancia y un hospital.

En el mundo tecnológico los dispositivos personales se incluyen en la categoría de internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés), de datos pequeños. Sin embargo, a medida que se desarrolla la tecnología, se crean nuevos dispositivos que pueden desempeñar un papel más completo y activo en la atención médica. Estos nuevos dispositivos abren paso a la llegada de la atención de salud 5G.

La seguridad de los datos médicos será esencial para que la atención médica inalámbrica tenga éxito.Shuterstock

Bajo este panorama, recientemente 5G Américas lanzó el estudio “Innovación en servicios 5G: salud, drones, banda ancha y realidad extendida”.

Según 5G Américas, una organización compuesta por proveedores de servicios y fabricantes de la industria de las telecomunicaciones, “la atención médica se presenta como una de las oportunidades para el crecimiento del IoT en Latinoamérica hacia 2022, con Colombia, Chile y México como algunos de los potenciales focos de crecimiento”.

“La estandarización de 5G ya prevé necesidades del sector salud, como cobertura móvil confiable para vehículos o conectividad para tecnologías de asistencia médica en instalaciones. Es necesario que la tecnología se complemente con legislación y acciones que promuevan la seguridad en el manejo de la información clínica”, apunta 5G Américas, a través de su informe mensual.

Frente a esta realidad el estudio detalla que ya sea que los dispositivos de diagnóstico y tratamiento sean remotos o se usen en un entorno clínico, se basarán en las comunicaciones ultraconfiables y de baja latencia (URLLC) y las capacidades de sincronización de tiempo de 5G para respaldar el intercambio de información precisa y oportuna, y el control de los dispositivos de tratamiento.

“Las tareas que deben apoyar estos dispositivos pueden variar desde compartir videos con fines de diagnóstico, hasta controlar una bomba de insulina o realizar una cirugía robótica. Las comunicaciones entre una ambulancia y un hospital agregan la necesidad de apoyo a la movilidad rápida para tareas similares de diagnóstico y tratamiento”, apunta la investigación.

En el campo de servicios de salud los "drones" también desempeñan un papel relevantePixabay

En el campo de servicios de salud, los vehículos aéreos no tripulados (VANT) o “drones” también desempeñan un papel relevante. Si bien ya se contempla el servicio de los drones, su potencial se podría desarrollar con redes 5G para integrar comunicaciones “confiables y mejor capacidad de transmisión de video”.

En mayo de 2019 Ghana incorporaba en su sistema público de salud un programa de vuelos teledirigidos que abastecería de medicinas a 12 millones de personas.

“Este nuevo sistema coloca a Ghana, un país de 29 millones de habitantes situado en el golfo de Guinea, como el primero del mundo en desplegar la mayor red de envío de medicamentos mediante vuelos teledirigidos”, afirmó el doctor Anthony Nsiah-Asare, director general del Servicio de Salud de Ghana, en una entrevista con El País.

Para el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) el uso de “drones” en el sistema salud tiene impactos relevantes: permite el acceso a áreas remotas, facilita la monitorización de inventarios y el control de calidad del material que se manda y resulta más efectivo en la respuesta a situaciones de emergencia.

Tal es el valor de la función de los drones que Unicef, el pasado 13 de enero (2020), abrió la primera Academia Africana de Drones y Datos (ADDA) en Lilongwe, Malawi.

“Los programas y servicios humanitarios y para el desarrollo en África y otros lugares, puede beneficiarse significativamente de la aplicación de la tecnología de drones”, ha dicho la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore.

En este sentido, el uso de drones en el sistema de salud, “debido a que es un caso que requiere cubrir grandes distancias más allá de la línea de visión, requerirá que las redes 5G estén disponibles y tengan capacidad suficiente en varios puntos geográficos”, indica 5G Américas.

Indispensablemente del servicio, la arquitectura de sistema de comunicaciones para soportar los requisitos de comunicaciones de atención médica debe incluir múltiples consideraciones para cubrir todos los escenarios relacionados con la salud.

Entre estas consideraciones, el estudio “Innovación en servicios 5G: salud, drones, banda ancha y realidad extendida” cita: Movilidad: estacionaria, nómada, alta velocidad. Patrones de datos: datos pequeños poco frecuentes, transmisión de video de alta calidad, baja latencia ultraconfiable y cobertura: dentro de la red, fuera de la red.

En cuanto a los desafíos para la atención salud 5G, la seguridad de los datos médicos personales será esencial para que la atención médica inalámbrica tenga éxito.

Sumado a ellos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que pese a que las tecnologías innovadoras tienen enormes posibilidades de aumentar el bienestar humano, el progreso tecnológico no garantiza la consecución de resultados sanitarios equitativos.

“Al tiempo que los adelantos de la tecnología redefinen la forma en que las personas, los sistemas y la información interactúan, las comunidades de pocos recursos suelen quedar excluidas. Para implementar la tecnología de manera sostenible y equitativa es crucial que se produzca un cambio de valores entre los dirigentes, las comunidades y los creadores de tecnología”, puntualiza la organización mundial.