Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Cultura

La fiesta del Corpus Christi transita en la era digital

Pobladores de La Villa de los Santos reviven tradicionalmente las antiguas danzas relacionadas con celebraciones religiosas, y las han convertido en un producto turístico. Este año dicha celebración ha sido suspendida por la pandemia, pero muestra otra faceta

Es una celebración católica y en Panamá siempre ha sido tradición.Cedida

Este año ha sido atípico para el mundo. La pandemia ha trastocado todos los encuentros culturales que comprometan la salud de las personas, sin embargo, la tecnología ha cobrado fuerza y no ha dejado que las celebraciones pasen por alto.

Tal es el caso de la festividad del Corpus Christi en La Villa de Los Santos que se celebra este año vía virtual.

En colaboración con el Ministerio de Cultura, las iniciativas de La Villa de Los Santos y también el distrito de Parita llevarán a cabo sus celebraciones. Esta fiesta, y sus diferentes actividades, se transmitirán a través de las plataformas virtuales de MiCultura. Las citas: miércoles 10 de junio a las 12:00 mediodía, Cuarteto del Sol. Jueves 11 de junio 7:00 a.m, Día de Corpus Christi. Jueves 18 de junio 4:00 p.m. Día de la Octava de Corpus.

Además de ello, la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP) la sigue promocionando digitalmente, e invita a todos a saber más sobre esta manifestación cultural tan panameña.

La fiesta del Corpus Christi transita en la era digital

Esencia de las fiestas

Para las fiestas del Corpus Christi en La Villa de Los Santos todos bailan. Es el mes de junio cuando grupos de jóvenes salen por las calles interpretando las distintas danzas que adornan la oferta cultural de ese poblado.

Es un espectáculo alrededor de una profunda creencia religiosa, de las principales en el calendario católico. El centro de todo es la iglesia de San Atanasio, un patrimonio histórico con más de 400 años de haber sido construido y que es testigo de la presencia española en Azuero.

La Danza del Gran Diablo se puede considerar la que más llama la atención, pues desarrolla la lucha del bien contra el mal. El arcángel san Miguel lucha contra un grupo de demonios, capitaneado por un diablo mayor que se distingue por una máscara que destaca entre las de sus compañeros. El motivo de la disputa es un alma, representada por un personaje todo vestido de blanco.

Estos danzantes son los que acompañan al Santísimo Sacramento cuando desfila alrededor del parque en solemne procesión de obispos y sacerdotes, sobre alfombras de flores que son verdaderas obras de arte. Son confeccionadas y diseñadas por los lugareños.

También, en esa fiesta, se pueden ver las danzas de los diablicos sucios, con sus atuendos de rayas rojas y negras , tocando castañuelas y luciendo máscaras extraordinarias que son confeccionadas por artesanos locales.

Es muy jocosa la danza de Los Gallinazos, en la que una parvada de estas aves se quiere comer un burro dormido, al que creen muerto. Los niños que participan hacen reír con sus ocurrentes versos compuestos hace décadas.

La fiesta del Corpus Christi transita en la era digital

La Montezuma es una danza que se pierde en el tiempo y representa el enfrentamiento del conquistador Hernán Cortés con el personaje principal del imperio azteca. Es una representación hecha por adultos y es casi una obra de teatro corta.

Las Enanas, de graciosas vestimentas, es otra representación que cautiva a los visitantes. Son muñecas con trenzas sobre capirotes de colores. Su origen también es muy antiguo y poco se sabe de cómo llegó a La Villa de Los Santos, pero todos los años se baila.

Pero detrás de cada personaje que participa en estas danzas, hay un joven que invierte su tiempo ensayando, y con gran empeño por conocer las tradiciones; muchas veces es apoyado por toda su familia.

La del Torito Guapo también ha sido incorporada, y se trata de un grupo de vaqueros que sale en la madrugada a buscar un toro bravío; van armados solamente con sus mantas de colores. Es una danza en la que se tiene que tener mucha energía y ritmo para zapatear las cutarras.

Es muy divertido el momento cuando el torito se emberraca y embiste a los vaqueros. Es la oportunidad para que los niños espectadores participen en la fiesta y toreen al animal.

Pero la mañana se viste de gritos y saltos cuando irrumpe en el parque el grupo que danza el zaracundé. Baile negro, dinámico, que demuestra la presencia negra en el interior del país. Vestidos con materiales naturales como hojas secas de tallos de plátanos, regalan movimiento, y el dolor y la alegría del esclavo que participa en las fiestas de sus amos.

Cada una de estas danzas tiene música muy propia, acompañada por instrumentos folclóricos, como guitarra, violín, tambores, caja, repicador y flauta.

El Corpus Christi es la fiesta de la Iglesia católica que reafirma la presencia del cuerpo de Cristo en la Eucaristía. Es por eso que el Santísimo sale del altar mayor y con regocijo y solemnidad participa en los festejos. Se celebra 60 días después del domingo de resurrección, por lo que es una fiesta móvil. En La Villa de Los Santos se celebra danzando.

Una entidad principal en estas festividades es la Asociación pro rescate de Danzas Miguel Leguízamo. Ella conjunta acciones comunitarias que han rescatado las tradiciones que llenan de orgullo a toda la región santeña.

Sus esfuerzos se han visto premiados, porque la fiesta del Corpus Christi es hoy un producto turístico que atrae a muchos visitantes, y beneficia la industria hotelera y de restaurantes de Chitré y Los Santos.