Temas Especiales

28 de Sep de 2020

Cultura

Transporte: entre la urgencia de las medidas sanitarias y las sanciones

Representantes de MiBus, del Metro de Panamá y del transporte selectivo hablan sobre las medidas de bioseguridad ante la flexibilización de la movilidad. Además, desde la Dirección Nacional de Operaciones de Tránsito detallan la realidad de los conductores que incumplen las normativas con el exceso de pasajeros, atentando contra el bienestar de la colectividad

La pandemia hace obligatorio el cumplimiento estricto de las medidas de bioseguridad.Daniel González | La Estrella de Panamá

Panamá supera la cifra de los 2 mil fallecidos por la covid-19 y mantiene más de 100 mil casos positivos acumulados, de los cuales más de 70 mil ya se han recuperado. En los últimos meses, la tasa de contagios se elevó; sin embargo, durante este mes los números han descendido.

Este resultado llevó al Ejecutivo a flexibilizar ciertas medidas de movilidad, y a partir de este lunes se levantó la restricción de salidas por género. Además de este escenario, la reapertura de diversas actividades económicas ha impulsado que miles de panameños salgan a las calles y se desplacen hacia sus destinos a través de diferentes medios de transporte (selectivo, público o colectivo).

El Ministerio de Salud (Minsa) ha hecho hincapié en el cumplimiento de las medidas sanitarias para los comercios y otros sectores de servicio, que van desde el lavado de manos, hasta el uso del tapabocas, la medición de la temperatura, y la desinfección, entre otros.

Edward Sánchez, teniente de la Policía Nacional muestra una situación preocupante.

Desde la Dirección Nacional de Operaciones de Tránsito han registrado que: “Desde que inició la restricción a través del Decreto 276 del 1 de abril, hasta este momento, se han implementado 5,100 boletas a los diferentes conductores por incumplir las normas establecidas. La mayoría de las boletas están asociadas al exceso de pasajeros en el transporte colectivo y selectivo”.

“Nosotros tenemos unidades establecidas en puntos estratégicos del país, especialmente en el área metropolitana, en el área norte, este, y en San Miguelito. Adicionalmente tenemos unidades ubicadas en algunas paradas con el fin de verificar irregularidades”, dice.

“Sabemos que hay momentos durante el día en que el transporte público se ve recargado, pero tratamos de que las medidas sanitarias se mantengan y se cumplan”, afirma, y agrega que en el interior del país se están haciendo las mismas revisiones. “En esas zonas los habitantes cumplen más con las normas de bioseguridad”.

El teniente manifiesta que Panamá este, San Miguelito, Panamá Oeste, Chiriquí y Veraguas son los principales puntos donde no se están respetando las medidas de bioseguridad por parte de la colectividad.

Con relación al monto de las multas, detalla que aquellos que incumplan deberán pagar una sanción de $75 como establece el Reglamento de Tránsito. “Para los que transportan exceso de pasajeros, la multa es de $20 y en caso de no acatar el Decreto 266, la multa que corresponde a manejar en lugares prohibidos y a las demás restricciones, conllevan a la detención del vehículo y a la suspensión de la licencia, además la boleta tiene un costo de $30”.

También señala que hay excepciones, como el acompañamiento de personas con discapacidad. “Cuando las unidades supervisan los autos, nos encontramos con casos como estos, igual vemos situaciones de emergencias de salud. Las unidades ofrecen el apoyo para que puedan transitar hacia su lugar de destino. Pero en caso de que se inspeccione y la persona no padezca ninguna situación asociada a las que acabo de mencionar, se procede con base en lo que establecen las leyes”.

“Ahora mismo las restricciones continúan. Lo único que se ha levantado es la restricción por género. Hay que seguir con las medidas de distanciamiento. Nosotros vamos a seguir inspeccionando para que se cumpla lo que establecen las recomendaciones sanitarias”, subraya.

MiBus

En esa línea Luis Campana, gerente general de MiBus, informó que desde marzo de este año han intensificado las medidas de limpieza de toda la flota de buses, zonas pagas, al igual que dentro de todos los centros de operaciones y oficinas corporativas.

“Los buses y zonas pagas son desinfectados todos los días con viricidas aprobados. Estos productos tienen una duración de hasta 16 horas. Durante el día se vuelven a limpiar y desinfectar manualmente, como medida de refuerzo. También cuidamos puntualmente a todos nuestros colaboradores; tanto operadores y administrativos siguen un protocolo de toma de temperatura, constante higiene con gel, alcohol, y el uso de mascarillas es obligatorio”, puntualiza.

De igual manera, sostiene que la empresa de transporte ha tomado en cuenta la cantidad de pobladores de cada zona y las normas de distanciamiento; sin embargo, un hecho es que con el nuevo coronavirus los buses no podrán ocuparse a su máxima capacidad. La pregunta que muchos usuarios se hacen es, ¿qué plan tiene Mibus para hacerle frente al aumento de la demanda de pasajeros una vez se eliminen todas las restricciones de movilidad?

En ese contexto, Campana explica que a medida que se han efectuado las reaperturas, MiBus ha aumentado los desplazamientos. “Dependiendo de la demanda, se han incrementado las frecuencias. Hasta la fecha mantenemos el 93% de nuestra operación total en tiempos precovid, y a medida que sigan activando los demás sectores de la economía, como está en el cronograma, iremos incrementando hasta llegar a un 100% de utilización de la flota”.

Asimismo, Campana reconoce que a medida que se vayan reincorporando las empresas a la actividad económica, aumentará la demanda. “Con la oferta actual de viajes en bus y la restricción de capacidad de hasta 45 pasajeros por unidad, podemos atender satisfactoriamente un incremento de la demanda que lleve del 40% actual a un 50% de la demanda precovid. Una vez que lleguemos a este punto, continuaremos incrementando la utilización de la flota y luego adecuando la capacidad máxima en los buses hasta regresar a la nueva normalidad”.

Con respecto a la solicitud de nuevas unidades, el gerente señala que por el momento se mantienen con la flota actual que es de 1,436. “Se está evaluando la adquisición de buses eléctricos medianos para reforzar y crear ciertos servicios nuevos en el centro de la ciudad y en cumplimiento con las metas expuestas en la Estrategia Nacional de Movilidad Eléctrica”.

Campana también hizo referencia al tránsito de buses. “Nuestro Centro de Control vela siempre por el cumplimiento de los servicios en ruta a través del centro de monitoreo y de nuestro personal en vía. Las variaciones notorias en intervalos entre buses se deben a diversos motivos. Por un lado, si hay un incidente que está causando congestión vehicular (tranque, accidente, manifestación, etc.) las frecuencias en las rutas se ven fuertemente afectadas”.

“Hay que recordar que los autobuses transitan por los mismos carriles con el resto de los vehículos, de modo que cualquier incidente afecta el desempeño del servicio de transporte público. Es por esto que proyectos como el de la construcción de carriles para un servicio de 'Bus de tránsito rápido' en Vía España, permitirá que podamos brindar un mejor servicio a nuestros usuarios”, arguye.

“Actualmente tenemos una propuesta de modernización de la red, que prioriza las rutas con altas frecuencias y con los centros de conectividad. En este caso, por ejemplo, se propone reforzar los servicios en las zonas pagas de Pedregal y Los Andes para distribuir desde este punto hacia el centro de la ciudad o hacia las zonas periféricas”, comenta.

Por otra parte, cuenta que actualmente tienen registrados unos 4,600 colaboradores. “MiBus no ha parado de dar el servicio de transporte ni un solo día, la incidencia de casos ha sido relativamente baja. Según el último reporte del 7 de septiembre, un 6% de los colaboradores se ha visto afectado por la covid-19 desde el inicio de la pandemia y solo tenemos 21 casos activos confirmados actualmente. Por lo tanto, la gran mayoría ya se ha recuperado y se mantiene laborando. Esto entre todos los colaboradores, no solamente operadores”.

Este lunes se realizó el levantamiento de la restricción de movilidad por género.Daniel González | La Estrella de Panamá

“Para prevenir los contagios, semanalmente estamos presentes junto al equipo de atención al cliente en activaciones en nuestras zonas pagas de alto tráfico y entregamos mascarillas a los usuarios. Además, por medio de audios informativos dentro de los buses y en las zonas pagas reiteramos el uso obligatorio de la mascarilla, la recomendación de no conversar dentro del bus, utilizar los asientos pegados a la ventana. Los del pasillo y los dos detrás del operador están inhabilitados”, explica.

Por otro lado, voceros del Metro de Panamá comentan que las medidas que tomen irán de acuerdo con lo que indiquen las autoridades de Salud. “Cada vez que un tren llega a una estación terminal, se limpian las superficies de contacto. Todas las noches al estacionar los trenes, estos se limpian y desinfectan. Las estaciones se desinfectan todos los días”.

“Con la apertura de nuevos sectores económicos la responsabilidad de protegernos es de todos. Los usuarios deben seguir la guía de autocuidado, que ha sido instalada en trenes y estaciones; ubicarse en los sitios marcados, procurar un viaje en silencio, utilizar mascarilla, uso de gel alcoholado o alcohol antes y después de usar el Metro y planificar el viaje evitando desplazarse en horas de mayor demanda, siempre que sea necesario”, manifiestan.

De la misma forma, indican que, hasta el viernes 4 de agosto, el Metro de Panamá había movilizado un 29% de la demanda manejada antes de la pandemia. “Se proyecta que con la reapertura de nuevos sectores pueda aumentar hasta un 15%”.

Taxis

Eddie Crespo, conductor de transporte selectivo indica que luego de terminar su jornada laboral procede a desinfectar los espacios de su auto. “Otra de las medidas que implemento es el lavado constante de manos. Cuando me pagan la carrera, tomo el dinero e inmediatamente me aplico alcohol en las manos. Considero que deberemos mantener las medidas de bioseguridad a largo plazo”.

Con respecto a la situación actual del transporte selectivo asegura que “no creo que las medidas de pares e impares sean equitativas para los transportistas, porque actualmente la tasa de desempleo es alta y sé que pocas personas optarán por abordar un taxi. Ahora la gente va a preferir tomar un bus y guardar el resto del dinero para poner un pan en su mesa”.

Después de todo, constata que las pérdidas económicas han sido significativas. “Al inicio de la pandemia recaudaba diariamente alrededor de $50; sin embargo, ahora llego a $15 o $20. Tengo entendido que los dirigentes de los distintos sindicatos le plantearon al gobierno una indemnización, pero no hemos obtenido respuesta”. En ese sentido, comparte que ha intentado buscar otras alternativas para obtener ingresos. “Estoy inscrito en In Driver, pero conseguir un cliente en esa plataforma es como tirar una piltrafa en un estanque de pirañas, porque hay una gran cantidad de carros peleando por conseguir pasajeros”.